lee nuestro papel digital

Editorial

Día del trabajador radial


 Por La Tribuna

El pasado 19 de agosto se celebró un hito fundamental en la radio: esa fecha de 1922 Enrique Sazié y Arturo Salazar realizaron la primera transmisión experimental de radio en Chile.

A las 21 horas, todo el equipamiento necesario para emitir una señal radial se desplegó en el campus de ingeniería de la Universidad de Chile, la cual fue recepcionada en las oficinas del diario El Mercurio, en el centro de Santiago.

Sin embargo, el desarrollo de este nuevo medio de comunicación no habría sido posible sin el equipo humano que hace posible que la voz pueda traspasar las barreras físicas de un locutorio y llegaran hasta cada uno de los receptores.

Si bien es cierto que el nexo con la audiencia se produce a través del locutor y/o conductor de un determinado espacio radial, para que suceda aquella magia debe haber un completo equipo de técnicos, administrativos y profesionales que lo hagan posible.

Cada una de las secciones o secciones cumple un rol fundamental para insuflarle vida y pasión a esta actividad que ha dejado un recuerdo indeleble. De ahí que cada 21 de septiembre se celebre al trabajador y trabajadora radial.

Lo cierto de esta historia es que la fecha se instauró en 1942 en el Gobierno de Juan Antonio Ríos. Debió pasar casi medio siglo para que fuera reconocido legalmente a través de del Decreto Supremo 259. Durante la administración de Patricio Aylwin, se oficializó la fecha como el “Día Nacional del Trabajador de la Radiodifusión Sonora”.

La iniciativa fue la manera de consagrar su reconocimiento, como asimismo, la importancia de este medio de comunicación y celebrar a los miles de trabajadores y trabajadoras radiales que durante los 365 días del año trasmiten de forma continua, incluso para Navidad, Año Nuevo y Fiestas Patrias.

En un principio, la fecha se conmemoraba con la paralización de las emisiones durante 24 horas y manteniendo solo una radio de turno en señal FM y otra en AM. Sin embargo, en 2000 la Asociación de Radiodifusores de Chile (Archi) dejó en libertad de acción a sus asociados al gremio para que no corten sus transmisiones cada 21 de septiembre.

Si bien el avance tecnológico se ha hecho notar, sobre todo en el ámbito de las comunicaciones y las formas de hacer radio, también han participado de estos cambios, más aún cuando la pandemia ha generado una modificación cualitativa de este quehacer.

Sin embargo, en esta era de cambios, la vigencia de este medio se ha fortalecido en cuando sigue cumpliendo y respondiendo a la necesidad de entregar información, cultura y entretención a quien sea que esté al otro lado de un dispositivo para abrir sus oídos y escuchar.

Porque la radio sigue plenamente vigente al punto de ser uno de las instituciones más creíbles y respetadas en el país, tal cual como lo muestran las encuestas de opinión. En suma, sigue cumpliendo fielmente el rol para el cual que concebido en su etapa inicial.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes