lee nuestro papel digital

Resumen noticioso

¿Copago Cero?


 Por La Tribuna

El presidente Gabriel Boric, anunció el miércoles, el fin del copago, a contar de septiembre, para unos 15 millones de chilenos que se atienden en el sistema público de salud, independientemente de su nivel de ingresos.

Dicha gratuidad –difundida como “Copago Cero”- beneficiaría a los usuarios con rentas más altas (tramos C y D de Fonasa) que tenían una cobertura estatal de entre el 80 % y el 90 % de la atención sanitaria.

Sin duda una gran noticia que, de buenas a primeras, entusiasmo a muchos y muchas, no obstante, el ánimo fue decayendo cuando efectivamente se comprendió que la mencionada “gratuidad” es para atenderse en el sistema público de salud. 

Es decir, hospitales, centro de salud y otros relacionados, los mismos que, dígase de paso, hoy son ampliamente criticados por las largas esperas para atención, y también por la calidad de la misma.

En definitiva, no es que usted usuario o usuaria de Fonasa decida atenderse a través de un bono en algún organismo de salud, y el copago (como muchos conocemos) ya no exista. Al contrario, esto se mantiene –hasta ahora- tal cual.

Recordemos que en Chile no existe un sistema público de salud universal y cada persona debe elegir si cotiza el 7% de su sueldo en la red pública, conocida como Fonasa, o en la privada, contratando los servicios de una de las nueve Instituciones de Salud Previsional (Isapre) que existen; lo que permite a la clase media (supuesta beneficiada con el “copago cero”) DECIDIR a razón de los ingresos dónde, cuándo y con quién atenderse; y bajo qué sistema.

En este sentido, muchos podrán decir que es un método que aumenta las brechas, lo que es una opinión muy válida, no obstante, no podemos desconocer que nuestro país no cuenta con una Red de Salud Pública fuerte y capaz de responder a la demanda de la población, y por lo mismo existen las instancia privadas y la opción, de DECIDIR.

¿Qué pasará entonces si efectivamente se avanza en la implementación de un sistema de Fondo Universal de Salud, propiciando la desaparición de las aseguradoras privadas?, como manifestó el director nacional de Fonasa, Camilo Cid. 

Pues bien, claramente ya no se podrá DECICIR, y eso es precisamente lo que ha generado gran incertidumbre en miles de asegurados en Isapres, ya que las propias privadas advirtieron un desplome en cuestión de meses.

El Gobierno salió del paso manifestando que se trata de un proceso que debe hacerse “paso a paso”, y que nadie quedará desprovisto, insistiendo en un sistema universal de salud.

Lo lamentable es que Universalidad cada día suena a menor libertad, en este caso, de DECIDIR respecto a un tema tan relevante como la salud.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes