lee nuestro papel digital

Opinión

Más servicios hospitalarios


 Por La Tribuna

La salud ha dado pasos agigantados. De la mano del conocimiento, ha sido la responsable que buena parte de la humanidad dé un salto enorme en materia de expectativa y calidad de vida. Demasiado lejanos están los tiempos en que solo los más menesterosos acudían a los recintos de salud para recibir algún tipo de ayuda o tratamiento.

Hace un par de décadas habría sido absolutamente impensado que un médico con especialidad en cirugía plástica, cumpliera funciones en un recinto del sistema público de salud. Más aún, cuando dicho servicio se cumplirá en un hospital de una capital provincial y no en las grandes urbes, como la Región Metropolitana o el Gran Concepción.

Es lo que sucede con el doctor Javier Torres Martínez, quien llegó a principios de mes al Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz”, tras culminar la subespecialización en cirugía plástica en la Universidad Católica de Chile.

El profesional es oriundo de Concepción pero en 2008 cumplió servicios en el hospital de la familia y la comunidad de Mulchén, y en el Cesfam Norte de Los Ángeles. Se trata del único subespecialista de su tipo existente en la zona que, de acuerdo a sus palabras, tiene la intención de extender su labor más allá de los seis años en que debe devolver la beca que le otorgó la calidad de cirujano plástico.

El objetivo de su trabajo es resolver requerimientos de tipo reconstructivo y estético que antes no se estaban atendían y que dejaban secuelas en los pacientes (como las cicatrices por procedimientos médicos) o que ahora antes “debían ser derivadas a otros centros de mayor complejidad”.

Se trata de prestaciones que son socialmente deseadas, como el abdomen en delantal, la reducción mamaria, la ginecomastia (desarrollo de la glándula mamaria en hombres), así como otras por las cuales la gente no consulta, ya sea por temor, por desconocimiento o porque no existía una alternativa en el sistema público de salud.

Dentro de esta categoría se encuentran las reconstrucciones complejas de piel, los tratamientos integrales para las quemaduras, la resolución de secuelas estéticas, entre otras atenciones similares.

De acuerdo a la planificación del profesional, primero se abordarán las atenciones a los pacientes hospitalizados, luego a los del policlínico de curaciones, y posteriormente llegará a los usuarios de los hospitales de la familia y de la comunidad, así como y de la atención primaria.

Sin duda que se trata de un importante paso hacia adelante en materia de atención de salud para nuestra provincia de Biobío.

Es que la atención en cirugía plástica no consiste solo en un procedimiento médico que reconstruye o repara alguna parte del cuerpo afectada por alguna circunstancia, sino que cumple una función tremendamente importante y que no pasa por lo físico: ayuda a recuperar la autoestima de la persona.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes