lee nuestro papel digital

Editorial

Maltrato animal


 Por La Tribuna

Las imágenes del conductor de una camioneta que embiste a un perro callejero en una estación de servicio del área céntrica de Los Ángeles, han recorrido las redes sociales en los últimos días. El registro en video es brutal en cuanto evidencia el desprecio de esa persona por dicho can, el cual moriría horas más tarde a consecuencia de las heridas.

El episodio recuerda el caso de Cholito, un perro de la calle que fue golpeado hasta morir por un grupo de personas en el icónico Barrio de Patronato, comuna de Recoleta, en Santiago.

Su caso dio impulsó un proyecto de ley dormido desde 2007 en el Congreso: la Ley de Tenencia Responsable de Mascotas, ahora conocida como “Ley Cholito”.

La norma se promulgó en 2017 y rige en todo el territorio chileno con el fin de dar protección a las mascotas con el fin de evitar situaciones de abandono y/o maltrato.

Contiene una serie de exigencias para quienes tienen animales de compañía pero fija una serie de multas y sanciones para quienes lo infrinjan.

De hecho, por primera vez en la historia de Chile, la ley considera el abandono como maltrato, además de prohibir las peleas de animales y el adiestramiento para que sean más agresivos. Sin embargo, está en revisión la parte en que se prohíbe el sacrificio por método de control de la población, especialmente la canina, debido a que los perros asilvestrados son un problema severo al afectar a la fauna endémica del país, como zorros y pudúes, entre otros.

La misma normativa fija que en el caso de daño a un animal, su infractor se expone a pena de presidio menor en su grado mínimo a medio y a una multa de 10 a 30 UTM (de 555 mil a un millón 615 mil pesos), además de la inhabilidad absoluta perpetua para la tenencia de cualquier tipo de animal.

En el caso ocurrido en la bencinera, en que el animal murió, la norma estipula en aumento en la pena para el responsable. La Municipalidad de Los Angeles ya anunció la presentación de una querella en contra del responsable de semejante acción, lo cual será dilucidado en la investigación que debiera llevar a cabo el Ministerio Público.

Lo ocurrido desde ser un llamado a la reflexión para la sociedad en general. De acuerdo a cifras oficiales, en Chile se cuentan más de 300 mil animales callejeros, la mayor parte de los cuales son perros que habitan en ciudades y zonas rurales.

Su existencia se debe justamente a la desidia de quienes debieron haberse preocupado de esa mascota, ya sea haciéndose responsable de su cuidado o previniendo su multiplicación a través de la oportuna esterilización.

La presencia de ese can en el servicentro seguramente fue fruto de aquella despreocupación y abandono de quien debió velar por su integridad y que, de manera irresponsable, lo dejó expuesto a situaciones de esa naturaleza. También lo ocurrido es la demostración de la existencia de personas – esperamos que en una cantidad muy reducida – que no valora en lo absoluto la vida de los animales y que, por lo mismo, no dudan en infligirle daños severos. Ahí debe insistirse en la educación, en el cuidado y la preocupación para resguardar la integridad de nuestros hermanos menores.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes