lee nuestro papel digital

Editorial

Día mundial sin tabaco


 Por La Tribuna

El Día Mundial Sin Tabaco se celebra en todo el mundo el 31 de mayo de cada año. Esta celebración anual busca concientizar acerca de los peligros que supone el consumo de tabaco, las prácticas comerciales de las empresas tabacaleras, las actividades de la Organización Mundial de la Salud para luchar contra la epidemia de tabaquismo.  Además, permite a las personas de todo el mundo tomar medidas que puedan reivindicar su derecho a la salud y a una vida sana, y proteger a las futuras generaciones.

Esta fecha fue instaurada por la Asamblea Mundial de la Salud, el año 1987, con el objetivo de llamar la atención mundial hacia la epidemia de tabaquismo y sus efectos letales, siendo esta una  epidemia totalmente prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.

En Chile, muchos han sido los avances en esta materia, no obstante, queda camino por recorrer. 

A la Ley del Tabaco (Nº 20.660), que rige desde el 1 de marzo de 2013, en Chile donde se aumentaron restricciones al consumo, venta y publicidad del cigarro.  Se sumó, en febrero de este año, la ley “Chao Colillas”, que busca evitar la contaminación con colillas de cigarrillos espacios públicos, de libre acceso.

Ambas medidas van en resguardo de los No Fumadores, y su salud, no obstante, la cifras dan cuenta que las normativas no son del todo eficiente en el desincentivo del consumo, en el caso de fumadores.

Cifras oficiales del Ministerio de Salud, dan cuenta que en Chile 54 personas fallecen al día a causa del tabaquismo. Y no sólo eso. El 18% de todas las muertes producidas en el país pueden ser atribuibles a la nicotina, siendo responsable además de 20.191 infartos e internaciones por enfermedad cardiaca.

Es decir, más de cinco millones de muertes son atribuibles al consumo de cigarrillos, cada año y de continuar las tendencias actuales, se espera que este número aumente a 10 millones en el año 2025.  Lo más preocupante, en Chile, el 40,6% de los mayores de 15 años son fumadores.

Sin duda, mucho por hacer en relación a una epidemia, que afecta a la salud no solo de fumadores, sino también de su entorno, y que es absolutamente prevenible.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes