lee nuestra edición impresa

Editorial

Segunda parte


 Por Prensa La Tribuna

La segunda parte del trabajo de la Convención Constituyente, la que tendrá la difícil misión de entregar una propuesta de nueva carta magna en los próximos seis meses (incluso antes, siendo bien rigurosos), estará en manos de dos profesionales del área de la salud: la odontóloga María Elisa Quinteros Cáceres y el médico Gaspar Domínguez.
Ambos fueron elegidos como los nuevos presidenta y vicepresidente de la Convención Constitucional, tras el fin del mandato de la académica mapuche Elisa Loncon y del abogado Jaime Bassa, quienes tuvieron la misión de darle forma al proceso desde cero hasta conformar la instancia deliberativa.
Esta segunda parte estuvo precedida por una jornada maratónica de elección de Quinteros, que se inició el martes y recién concluyó ayer en la tarde. De hecho, su presencia se resolvió después de nueve votaciones en la audiencia número 47 del pleno del órgano constituyente, después que varios otros nombres desfilaran como alternativa para estar a la cabeza.
En sus primeras declaraciones, María Elisa Quinteros agradeció a la anterior mesa de la Convención porque “sin duda supieron dar curso y guiarnos con sabiduría durante esta primera etapa”, y que “queremos recopilar el saber y la experiencia que ellos nos pueden traspasar en este periodo de inducción”.
Sobre la votación, si bien reconoció que “nos demoramos -y todos somos testigos- en llegar a un acuerdo o un consenso, eso se da en las democracias, entonces tenemos que valorar”.
Por otro lado, en una demostración de mesura, abogó por un diálogo y por la necesidad de seguir con el trabajo “de deliberación, de construcción política, porque es lo que necesitamos para seguir avanzando como un país realmente democrático, y por supuesto reconociendo nuestras diferencias, toda la diversidad cultura, territorial y de pueblos que habitamos este territorio”.
La elección de Quinteros se suma a la de Gaspar Domínguez, un médico de 32 años que trabaja en el sector rural que, a diferencia de la nueva presidenta instancia, obtuvo 112 votos en la primera votación para dirimir el cargo.
El sucesor de Jaime Bassa concitó el respaldo amplio de las fuerzas políticas presente en la Convención Constitucional. De esta forma, Domínguez se transformó en el segundo a cargo de la mesa cuando aún faltaban decenas de votos por ser contabilizados.
Sobre los hombros de ambos ahora recae la responsabilidad de conducir la segunda parte del proceso constituyente que debiera expirar, a más tardar, el 4 de julio cuando se entregue la propuesta de constitución que deberá ratificarse en un plebiscito de salida.
De la forma en que se lleve a cabo esta tarea dependerá el éxito de esta instancia inédita en nuestra historia republicana, en que los caminos que deben primar sean necesariamente los del diálogo, siempre con altura de miras y en la perspectiva de construir una propuesta colectiva para un mejor país.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes