lee nuestra edición impresa

Editorial

Control de Tránsito


 Por La Tribuna

La comuna de Los Ángeles ha experimentado un brutal aumento en su parque automotriz en las últimas dos décadas. No se trata, por cierto, de un fenómeno circunscrito solo a nuestra capital provincial, sino que replica a nivel nacional con mayor o menor intensidad.

Sin embargo, las particulares circunstancias de Los Ángeles – como un damero central circunscrito a unas pocas calles estrechas que, por añadidura, se planificaron para el paso de caballos y carretones pero no para automóviles – hacen que dicho incremento vehicular se traduzca en congestiones, tacos y esperas mucho más prolongadas.

Como si fuera poco, la inversión pública para procurar vías más expeditas o para la expropiación de algunas secciones fundamentales para el ensanche de las calles, ha sido bastante modesta.

Es cuestión de recordar que la avenida Tucapel, la única arteria de cuatro pistas en el radio centro de la ciudad, estuvo paralizada por cerca de 20 años debido a la falta de recursos para pagar las expropiaciones (es cuestión de recordar también como la avenida Ferrocarril, que sumará una alternativa para conectar el sector sur de la ciudad, sigue durmiendo el sueño de los justos, mientras espera los recursos para los estudios de ingeniería, antesala a la ejecución de la obra propiamente tal).

En ese marco, los anuncios del Servicio de Vivienda y Urbanismo sobre la ejecución de la primera etapa del Sistema de Control Automático de Tráfico (SCAT) es un paso fundamental para resolver la urgente necesidad de optimizar el tránsito vehicular.

A través de la incorporación de moderna tecnología, se intervendrán 24 intersecciones semaforizadas de la comuna de Los Ángeles, con una inversión promedio de 970 millones de pesos, y así sincronizarlos a la Unidad Operativa de Control de Tránsito (UOCT) que funciona en Concepción.

En una visita de las autoridades del Serviu, se aprovechó de anunciar la implementación de la segunda etapa del SCAT en la capital provincial, con un aumento en la inversión y las intersecciones que mejorarán a través de la instalación de nuevos semáforos y señalética, con una vigilancia y supervisión en tiempo real del tránsito.

Esta nueva etapa implicará una inversión de más de mil 800 millones de pesos y que va a significar mejorar y sincronizar los semáforos del perímetro central de la comuna de Los Ángeles, ayudando a la descongestión vial, además de mejorar y estandarizar a nivel nacional los semáforos.

Al cabo, lo que se procura es que a través de un sistema tecnológico de monitoreo y de control dinámico de los semáforos (se adaptarán a los flujos al momento), se puedan reducir los tiempos de desplazamiento. Además, se mejora la percepción vial de las personas, influyendo en mayor seguridad para los usuarios del transporte público y privado.

Sin duda que se trata de una inversión significativa para resolver un problema que se acentúa con cada nuevo vehículo que entra al parque automotriz local. Sin embargo, ciertamente que este tipo de soluciones se debió procurar mucho antes, además de más inversiones para ampliar calles y avenidas. Ahí, sin duda, debe estar el foco para apurar las inversiones futuras.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes