lee nuestra edición impresa

Editorial

Trenes 2.0


 Por La Tribuna

Más de 40 años debieron transcurrir para que se mejorara de manera sustantiva el servicio de trenes de pasajeros para sus tramos entre Laja y Talcahuano, conocido como Corto Laja, y el Biotrén, que presta servicios en el Gran Concepción.

Desde este miércoles, modernas máquinas de fabricación china efectúan esos trayectos en condiciones de comodidad y seguridad que son propias de las naciones desarrolladas.

Atrás quedaron las máquinas UT que estaban operativas desde fines de los años 70 y que, ciertamente, habían sobrepasado con creces su tiempo de vida útil.

Los doce nuevos trenes incorporan la última tecnología y consideran el trazado ferroviario y clima, por lo que en esta zona cuentan con ventanas de termopanel para mayor aislación térmica -adaptada a un clima frío y lluvioso-, acústica y resistencia. Por seguridad, tiene un sistema de arenero que permite recuperar la adherencia de las ruedas ante la humedad o lluvia y lubricador de pestaña que minimiza el roce de la rueda en sectores de curvas.

Adicionalmente, incluyen dispositivos anticrash, de absorción de energía ante un impacto a partir de la deformación programada; anticlimber para la protección de pasajeros y tripulación ante eventuales colisiones.

Desde el punto de vista de la comodidad de los pasajeros, incorporan sistemas de climatización reforzados que ventilan de manera adecuada para evitar riesgos de contagio con el Covid-19; un completo sistema de información al usuario a través de pantallas led y megafonía con sensor de ruido, entre otros.

Además de tener un circuito cerrado de video-vigilancia, los trenes tienen accesibilidad universal, es decir, incluyen espacios de desplazamiento para personas con movilidad reducida y baños que permiten el acceso de sillas de ruedas.

Y la diferencia es enorme y así lo hicieron notar los usuarios en la primera jornada de implementación del servicio con nuevas máquinas. En las redes sociales fue habitual encontrar registros de esos primeros viajes en los vagones recién estrenados.

Los avances en el sistema no solo se traducen en el mejoramiento del confort y la seguridad de los pasajeros. Pronto se habilitará el sistema de compra de pasajes online y a mediados del 2022 se tendrá listas las mejoras en el tramo final hacia Laja que reducirá los tiempos de desplazamiento en 30 minutos. Esto significará que en un viaje de poco más de dos horas de extremo a extremo, el trayecto tardará prácticamente lo mismo que ahora toma viajar desde Los Ángeles a Concepción por la Ruta a Cabrero.

Después de muchos años de postergaciones, el servicio de trenes de pasajeros en la zona sur se está revitalizando con inversiones importantes que consideran desde los cambios de durmientes hasta la llegada de nuevas máquinas.

Las mejoras implican ponerse a tono con las exigencias de los usuarios y con los estándares de seguridad que debe caracterizar a cualquier medio de transporte público.

Es importante que el esfuerzo no se detenga aquí, que se persevere en la búsqueda de financiamiento para ampliar el servicio, para incorporar nuevos tramos y ser una alternativa de desplazamiento frente a carreteras y caminos cada vez más saturados.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes