lee nuestra edición impresa

Noticias

Señales


 Por La Tribuna

Existe la posibilidad que una de las comisiones permanentes de la Convención Constitucional sesione en la comuna de Antuco. Con el telón de fondo del volcán del mismo nombre y de la imponente Sierra Velluda, esa localidad cordillerana de poco menos de cuatro mil habitantes podría acoger a una de las comisiones de convencionales que está trabajando en la elaboración de una nueva Carta Magna.

Si se concreta esta posibilidad que han planteado de manera reservada algunos de los convencionales constituyentes de la zona, sería una muy potente señal del espíritu de la instancia colegiada para llegar de manera cierta y real a las zonas más apartadas del territorio nacional. Un esfuerzo concreto por llevar temas sustantivos para el país a lugares que habitualmente no son parte de la ruta de las autoridades del poder central que, en general, optan por urbes mucho más pobladas.

Inmediatamente hecho el anuncio por parte de la mesa directiva que encabeza Elisa Loncon sobre la realización de la primera sesión fuera de la capital en la región del Biobío, se activaron las gestiones para hacerlo realidad.

El arribo de los 154 convencionales a la región del Biobío será el próximo 22 de noviembre (justo un día después de las elecciones presidenciales y legislativas). Al día siguiente habrá una sesión del pleno de la instancia deliberativa en la ciudad de Concepción. El miércoles y jueves siguiente sesionarán las siete comisiones permanentes. En el primer día, dichas comisiones estarán en siete comunas de la región, y en la jornada siguiente irán a otras siete, sumando 14 de las 33 que integran la región.

En ese marco, para la provincia de Biobío se evalúa sesionar en la comuna de Los Ángeles por ser cabecera provincial, mientras que Laja y Antuco también están siendo consideradas en este despliegue territorial de la Convención Constitucional.

La idea es dar una señal potente del propósito descentralizador de la Convención Constitucional para llegar a zonas que están apartadas de los centros de poder.

Desde los orígenes del Chile republicano, el centralismo ha sido una atosigante característica que mengua las opciones de desarrollo integral del conjunto del territorio. Es lugar común quejarse de cómo lo apabullante y acaparador de la región Metropolitana se ha traducido en un freno al crecimiento armónico de nuestro país. Habida consideración que la mayor parte de los convencionales no son de la capital, ciertamente que esa característica se hará presente en la discusión sobre la forma en que se articula el Estado, de manera que sea sustentable y con pertinencia territorial.

Un gran desafío, sin duda, en el que mucho se habla, pero se avanza con demasiada lentitud. Si se concreta esta posibilidad que en Antuco sesione una de las comisiones de la convención, se cumple con la premisa de llegar de manera cierta a todo el territorio nacional. Un esfuerzo efectivo de integración, como siempre debió haber sido.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes