suscríbete al boletín diario

Editorial

Falsa holgura


 Por La Tribuna

El retiro de Fondos de Pensiones, la posibilidad de prorratear créditos, los subsidios y bonos, entre otras ayudas gubernamentales ubicaron a las familias chilenas en mínimos histórico de morosidad el primer semestre, equivalente al 50 por ciento del PIB, según dio cuenta el Informe de Estabilidad Financiera elaborado por el Banco Central.

Un dato que resulta un tanto engañoso ya que la baja morosidad no representa necesariamente una disminución en los niveles de endeudamiento de los chilenos. Hoy se puede estar “al día” con el hipotecario o un crédito de consumo, que dejamos para su pago al final del plazo, pero esto no significa en términos prácticos, estar menos endeudados, sino al contrario, la deuda aumenta a futuro.

Lo mismo ocurre cuando se opta por los llamados pagos mínimos, donde se cancela un porcentaje pequeño del total, principalmente intereses, manteniendo la deuda capital acumulada, por lo que al momento de pagar, ningún exceso de liquidez permitirá su cancelación. Al contrario, las personas ven limitada su capacidad de créditos, y sus tarjetas estarán copadas, porque el pago mínimo no entrega cupo, solo disminuye intereses.

Entonces, bajan los índices de morosidad, o al menos eso muestra los estudios, pero ¿realmente están más holgados los bolsillos de los chilenos?  No, necesariamente. 

Si bien existe mayor liquidez, también hay datos importantes de considerar a la hora de organizar los presupuestos familiares, y tomar decisiones de inversión y gasto, como por ejemplo el alza en el índice de precios al consumidor (IPC), que en agosto anotó un 0,4%, muy por sobre lo estimado por el Banco Central, y por cierto, el elevado valor de la Unidad de Fomento, que superó la barrera de los 30 mil pesos.  

En resumen, el costo de la vida hoy es más alto, contamos con mayores recursos pero debemos gastar más para mantener un estatus adquirido. 

Es por eso que el llamado es a la responsabilidad a la hora de administrar los recursos. No olvidemos que los beneficios de Estado son transitorios, lo mismo ocurre con los retiros de los Fondos de Pensiones, que aportan una falsa sensación de liquidez, que no es tal. Cada quien es dueño de su bolsillo, pero las señales que pueden parecer optimistas, puede no ser del todo real, no nos engañemos, la morosidad baja, pero las deudas no y estas nos esperan a la vuelta de la esquina.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes