suscríbete al boletín diario

Editorial

Emergencia agrícola


 Por La Tribuna

Puede ser paradojal que en plena época invernal el Ministerio de Agricultura comunicara la decisión de declarar la emergencia agrícola para las regiones de Coquimbo, Valparaíso, O’Higgins y Maule. Estos territorios se suman a la región de Los Lagos que ya entró en esa categoría desde abril pasado.
Es la constatación – una vez más – de un hecho cierto e indesmentible: la megasequía está golpeando a buena parte del territorio nacional de una manera nunca antes registrada. De hecho, ya es más de una década que se mantiene el déficit de precipitaciones.
Las persistentes lluvias de agosto – poco habituales – llegaron de manera providencial y ayudaron, en parte, a morigerar una situación de falencia que era extremadamente compleja. Sin embargo, solo fue eso: un alivio parcial que evitó una catástrofe mayor para la temporada de primavera y, especialmente, verano. El déficit sigue estando por sobre el 50% respecto del promedio histórico.
Sin embargo, la decisión de las autoridades ministeriales excluyó a la gran zona agrícola entre las regiones de Ñuble y de los Ríos, en que se concentra la actividad tradicional relacionada a los cultivos de trigo y maíz, además de rubros bullentes como el frutícola. La ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga, aseguró que podrían sumarse más regiones a este decreto, como las regiones del Biobío y Ñuble ya que “es un proceso que se está revisando continuamente”. Fundamentó esta determinación en el análisis técnico de la información entregada desde las regiones hacia el nivel central, por lo que pronto podrían incorporarse más territorios.
En lo sustantivo, el decreto de emergencia agrícola implica agilizar la trama burocrática para asignar recursos que permitan resolver los problemas por la situación de sequía. De hecho, aparejado al decreto, se anunció un fondo de emergencia – sequía por un total de 8 mil millones de pesos que se complementarán con recursos de los Gobiernos Regionales y con otras medidas junto a otros ministerios, como Obras Públicas, y que se darán a conocer en los próximos días.
Hay un esfuerzo para entregar certeza de riego en el país. En 2021, Indap cuenta con el presupuesto de riego más grande de la historia de la pequeña agricultura en Chile, alcanzando más de 32 mil millones de pesos. La Comisión Nacional de Riego ya ha dispuesto más de 135 mil millones de pesos en este 2021 para sus distintas líneas de acción.
Sin embargo, dado el escenario actual y futuro, es evidente que deberá realizarse un esfuerzo muchísimo mayor de parte del Estado que no solo considere la situación de la actividad agrícola, sino que – en lo fundamental – se tenga la certeza del recurso para el consumo humano. También se tendrá que poner acento en la importancia de la educación para hacer un uso racional del agua como elemento fundamental para la vida.
La prolongada megasequía exige medidas de la misma dimensión para tratar esta situación excepcional, algo que ciertamente está frente a una situación estructural.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes