suscríbete al boletín diario

Editorial

Conectividad


 Por La Tribuna

Fue a fines de los años ’80 cuando se inició el masivo poblamiento del sector sur de Los Ángeles. De manera paulatina se fue ocupando de villas y poblaciones esa zona de la capital provincial, empujado por dos factores: la incorporación de nuevos terrenos a la trama urbana y a la acción del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) que concentró sus planes de erradicación de tomas y campamentos hacia ese punto de Los Ángeles.

Ya a mediados de los años ’90, la población del sector Paillihue se empinaba sobre los 15 mil habitantes. 25 años más tarde, esa cifra se ha multiplicado por cuatro. Ahora las viviendas se encuentran hasta el cruce Santa Bárbara y lo más probable es que se siga ampliando mucho más hacia el sur, algo muy difícil de prever un par de décadas antes.

Desde el inicio de aquel masivo poblamiento, ese territorio ha tenido básicamente una vía de comunicación: la calle Los Carrera que, con el tiempo, devino en una avenida para soportar mayor flujo vehicular.

Sin embargo, el arribo de un alto número de familias y el mejoramiento de las condiciones socioeconómicas ha traído aparejado un aumento explosivo en el parque automotriz. La consecuencia es la saturación vial de la avenida Los Carrera que prácticamente colapsa en las horas de mayor demanda (a las 8 y a las 18 horas).

Aunque parte de los vehículos opta por la alternativa de la avenida Las Industrias (ex Ruta 5 Sur), ciertamente que lo existente es absolutamente insuficiente para responder a la actual demanda de conectividad vial. Y si no se toman acciones remediales, el panorama será mucho peor en el corto y mediano plazo.

De ahí que cobre especial importancia la petición de la comunidad organizada del sector sur de Los Ángeles que aboga por poner en marcha, lo antes posible, alguna alternativa de comunicación vial que ayude a descomprimir la aguda congestión vehicular. Aunque dentro de las posibilidades en ciernes está la chance de construir puentes que comuniquen con la avenida Gabriela Mistral, lo que se observa como más inmediato es la habilitación de la faja ferroviaria que parte en el sector de la planta Iansa y culmina en la avenida Los Carrera.

Se trata de un tramo que correspondía a la desaparecida línea hacia Santa Bárbara que, con el cierre de los ramales, fueron quedando inutilizadas al punto de levantarse los rieles de manera definitiva.

Sin embargo, hace más de 15 años que se propuso reconvertir esa sección en una calle por la cual se privilegiara la circulación de camiones de alto tonelaje. La opción estaba ahí, claramente perfilada y al alcance de la mano.

Sin embargo, la insondable burocracia estatal ha frenado la implementación de esa vía de comunicación para perjuicio de los vecinos. Lo ocurrido, en todo caso, no es novedad. Un disco Pare que por años fue una barrera para el tránsito expedito frente la planta Iansa tardó años en ser retirado, pese a su total inutilidad. A tanto llegó el tema que cuando el alcalde de ese tiempo, Joel Rosales, logró sacarlo, lo usó para su reelección en 2008.

El punto es que las soluciones de conectividad vial no se pueden seguir postergando. En buena medida, una de las razones por la cual algunos vecinos del sector sur reclaman la postergación respecto del resto de la ciudad pasa por la falta de soluciones a sus requerimientos. Al cabo, perciben que su calidad de vida es peor respecto del resto del territorio. Y la conectividad es un punto.

Si las soluciones están a la vista, es menester que se actúe con diligencia y prontitud. El sector sur de Los Ángeles no puede esperar.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes