lee nuestra edición impresa

Editorial

Nueva red de semáforos


 Por La Tribuna

Hace más de 20 años, era un lugar común decir que los semáforos de Los Ángeles no estaban sincronizados. Era habitual que autoridades locales y dirigentes del gremio de los taxibuseros y colectiveros reclamaran de manera habitual que la circulación por las calles de la capital provincial era entorpecida por el deficiente funcionamiento del sistema.
Es que, desde principios de los ’90, se produjo un fuerte incremento en el parque automotriz, lo que ciertamente tornó cada vez más común la congestión de calles y avenidas.
Como dato, para una población comunal de poco más de 200 mil habitantes (160 mil en la zona urbana), existen más de 60 mil vehículos (cálculo hecho en base a los permisos de circulación pagados en marzo pasado). Y lo más significativo es que la tendencia es hacia la sostenida alza en el número de automóviles, lo que permite avizorar, sin ser un experto, que los flujos viales serán aún más pesados, incrementando las demoras y molestias en los conductores.
Bajo ese escenario, ciertamente que la implementación del Sistema de Control de Área de Tráfico (SCAT) en la ciudad de Los Ángeles viene a responder a una imperiosa necesidad urgente de resolver. La instalación y puesta en marcha de dicho sistema se comenzó a trabajar a principios de la década pasada y ahora están en plena ejecución, esperándose que la primera etapa culmine a fines de año. La segunda fase debiera iniciarse en el primer trimestre de 2022.
Los recursos comprometidos son considerables porque no se trata de cambiar los semáforos y listo andar. En este caso, se trata de la incorporación de tecnología de alto nivel que ayuda, de manera efectiva, a mejorar los tiempos de desplazamiento y a permitir entregar respuesta rápida a fallas en la red de semáforos. Se trata de dispositivos que deben operar las 24 horas, conectados entre sí y coordinados por medio de un sofisticado sistema de control que analiza las mejores opciones.
Con el sistema SCAT se intervienen las intersecciones dentro del perímetro de la avenida Ricardo Vicuña por el sur, Villagrán por el oriente, Almirante Latorre por el norte y avenida Los Ángeles por el poniente. Además, se incluyen los semáforos de avenida Alemania y de Sor Vicenta. En este perímetro se cuentan 78 intersecciones a conectarse en el sistema SCAT, de los cuales 27 de ellos son normalizados, 51 son existentes en norma y una intersección semaforizada nueva.
Para estos semáforos se desarrollan seis redes de sincronismo, las cuales se diseñaron bajo los principios de dar continuidad operacional al flujo vehicular a través de los ejes con mayor demanda y, en segundo término, de dar facilidades para extender e incorporar nuevas intersecciones semaforizadas en el perímetro cercano.
La primera etapa en ejecución corresponde principalmente al anillo exterior, que es donde se encuentra actualmente la mayor parte de las canalizaciones existentes y semáforos en norma. La otra fase implica intervenir el centro de la ciudad, donde habrá que normalizar y construir la mayor parte de las canalizaciones (eventualmente se podría dividir en 2 etapas).
De esta manera, Los Ángeles se pone a tono con las necesidades de su creciente población en materia de traslado y tiempos de viaje dentro del área urbana y, ciertamente que responde así también a su importancia como una de las comunas más importantes de la zona sur del país.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes