suscríbete al boletín diario

Editorial

Nuestra cita con la historia


 Por La Tribuna

Pocas veces podemos tener conciencia cabal que estamos frente a un acontecimiento político que pasará a la historia. Suele suceder que el tráfago de los acontecimientos nos hace perder la perspectiva de lo que está sucediendo y nos dejemos arrastrar por una vorágine trepidante que no admite demasiados momentos de sosiego para ponderar ni reflexionar lo vivido.

En buena medida, aunque la historia es un proceso permanente cuyas ruedas avanzan de manera inexorable, tenemos el hábito de remarcar siempre aquellos hitos germinales hasta que expira, de establecer un punto para hacer notar el antes y el después, de poner un principio y un final. Esa necesidad es lo que nos lleva a que la historia, a modo más sea enseñada, como una loop interminable de fechas y sucesos que se suceden uno tras otro.

Lo que ocurrirá hoy y mañana en el país es uno de estos hitos que pasará a la historia de manera definitiva, marcando un antes y un después en nuestra sociedad. Seremos parte activa y absolutamente consciente de este momento singularísimo en la historia republicana del país.

Los comicios para elegir concejales, alcaldes, gobernadores regionales y, especialmente, de los convencionales constituyentes tienen una connotación histórica única. Es que si siempre es importante definir a quienes regirán los destinos de una comuna o de la región, la conformación del cuerpo colegiado que redactará a nueva carta magna está en un escalón superior incluso al que detentan la Presidencia de la República y el Congreso.

La tarea de los 155 constituyentes trascenderá las barreras del tiempo y se ubicará incluso más allá de las planificaciones y políticas públicas de más largo aliento. Establecerán, en definitiva, la nueva forma en que nos relacionaremos como sociedad por los próximos 50 años, poniendo acento de la solución consensuada de los grandes temas que preocupación a la ciudadanía (salud, educación, seguridad social, vivienda, entre otros).

No debemos perder de vista que la elección de los integrantes de la Convención Constituyente es consecuencia de las masivas movilizaciones sociales de fines de 2019 que empujaron al denominado “Acuerpo por la Paz” promovido por las fuerzas políticas con representación parlamentaria.

La consecuencia fue el plebiscito de octubre de 2020 en que más del 80% de la ciudadanía acordó conformar un cuerpo colegiado con 155 integrantes, todos electos por votación popular. También, debido a la reforma constitucional ad hoc, habrá paridad de género, es decid, se tendrá igual número de hombres y mujeres, primer caso en el mundo en que se planteó esa condición.

La labor de los constituyentes será fundamental para el futuro como país, no solo desde el punto de vista de definición de las nuevas relaciones del Estado con sus ciudadanos, sino también de lo que representa, desde el punto de vista simbólico, en la recomposición del alma nacional.

Pese a todas las vicisitudes ocasionadas por la pandemia que obligaron a aplazar las elecciones y a llevar a cabo una campaña política muy sui generis (con una interrupción de por medio), durante hoy y mañana miles de locales de votación abrirán sus puertas para recibir los sufragios. Las autoridades han asegurado que se han tomado todos los resguardos para evitar los contagios, de tal manera que cada uno de nosotros pueda cumplir su deber ciudadano con la certeza que no solo evitará la enfermedad sino que, mucho más importante aún, a través de la marca en el voto estará haciendo historia.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes