lee nuestra edición impresa

Editorial

Fase 2


 Por La Tribuna

Sólo las presiones políticas, que trasuntaron el angustioso clamor de algunos de los gremios productivos más castigados por la prolongación del periodo de inactividad, ayudan a entender por qué ayer se comunicó el levantamiento de la cuarentena total para la comuna de Los Ángeles, a contar del lunes de la próxima semana.

Lo que fueron trascendidos durante la mañana se confirmaron en la habitual conferencia de prensa de los jueves que llevan a cabo las autoridades del Ministerio de Salud, encabezadas por Enrique Paris. Fue la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, quien dio a conocer esta decisión que también incluye a la comuna de Cabrero en nuestra provincia de Biobío.

La determinación es sorpresiva por cuanto la evolución de los contagios diarios había experimentado una leve caída en las últimas jornadas. Sin embargo, dicho indicador estaba muy lejos aún de tener siquiera los parámetros de fines de febrero, ocasión en que las autoridades sanitarias ordenaron un segundo confinamiento total en la capital provincial. El 20 de febrero se inició la Fase 1 con 369 personas en posibilidad de contagiar mientras que en el anuncio de ayer, dicho número de casos activos estaba en 575.

Y no solo eso. Aunque el ministerio fijó ocho parámetros a considerar para determinar la condición en que se encuentra un territorio determinado (tasa de positividad, capacidad de camas para pacientes críticos, porcentaje de trazabilidad, entre otros), la capital provincial no tiene ninguno que siquiera se aproxime a los mínimos que la propia autoridad estableció en su momento.

Pero el asunto no termina ahí. Recién el miércoles, el seremi Héctor Muñoz, había afirmado que aunque había un progreso leve en los números de Los Ángeles, reconocía que la tasa de incidencia y la positividad eran muy altas. Incluso, citaba una conversación con la subsecretaria Daza en que concordaban en una baja mayor para evitar los riesgos de las aglomeraciones por las aperturas del comercio. Por lo mismo, era enfático en asegurar que “preferimos ser precavidos y mantener la cuarentena en Los Ángeles para que así las cifras sigan bajando”.

En la conferencia de prensa de este jueves, Paula Daza reconoció que se levantaron las cuarentenas en algunas comunas, pese a que las cifras no eran positivas. “Cuando analizamos estos indicadores, no hay una fórmula única, particularmente en aquellas comunas que llevan mucho tiempo en cuarentena y vemos que la cuarentena empieza a agotarse después de muchas semanas”, declaró la autoridad.

Ciertamente que el desconfinamiento permitirá la reapertura de rubros que han debido soportar prácticamente tres meses sin operar. Restaurantes, cafeterías, boutiques, peluquerías y otras actividades que viven de la venta directa a público podrán volver a funcionar desde el lunes próximo. Se trata de un alivio importante para emprendedores y sus empleados que estaban en una situación definitivamente crítica.

También es un aliciente para cientos de miles de personas cuya salud mental ciertamente que se había afectado al estar impedidas de salir a caminar, a practicar deportes o realizar sus trámites personales.

Es de esperar que las autoridades hayan ponderado todos estos elementos para tomar una determinación que se compensará con la reinstauración del cordón sanitario y su consabida secuela de congestión y largas esperas. Es que, al final de todo, la salud de las personas es la que está en juego.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes