suscríbete al boletín diario

Editorial

Fallo del TC


 Por La Tribuna

La determinación del Tribunal Constitucional que rechazó la admisibilidad al requerimiento del Gobierno que pretendía frenar el tercer proyecto para retirar el 10% de los fondos de pensiones, aprobado la semana pasada por amplia mayoría en el Congreso, tomó completamente por sorpresa al Presidente Sebastián Piñera, cuyas consecuencias pueden ser absolutamente impensadas.

Es que el Ejecutivo puso sus fichas en que el TC frenaría la iniciativa legislativa que estaba lista para su promulgación, replicando lo ocurrido en diciembre pasado cuando la tramitación del segundo retiro en el Congreso fue detenida por la instancia en un ajustadísimo resultado: un empate dirimido por la presidenta del TC, María Luisa Brahm.

En la práctica, la sesión de ayer martes del Tribunal Constitucional solo cumpliría con un formalismo (resolver la admisibilidad) para que en las próximas semanas se pronunciara sobre el fondo del requerimiento. Sin embargo, por siete votos contra tres (una mayoría bastante elocuente), la instancia rechazó acogerlo a trámite, ocasionando un verdadero terremoto al interior de La Moneda que, en paralelo, había anunciado recién en la víspera su propio proyecto de retiro del 10% de los fondos de pensiones que incorporaba nuevos elementos.

Pese a la opción de apelar al veto para tratar de cambiar el proyecto de ley ya aprobado en el Congreso, que habría tensionado aún más el crispado ambiente político, Sebastián Piñera reconoció su derrota y anunció la inmediata promulgación de dicha iniciativa. A la par, se comunicó el retiro de la propuesta gubernamental y la presentación en los próximos días de un mensaje presidencial que incluya el bono de 200 mil pesos para las personas sin saldo en sus cuentas previsionales, la alternativa de recuperar los ahorros previsionales que se han retirado y la aplicación de impuestos a las personas que pertenezcan a los quintiles de mayores ingresos.

Sin duda que la decisión del TC puede marcar un punto de inflexión para la administración presidencial del Presidente Piñera que está a 10 meses de entregar su mandato y a solo siete de conocer a quién será su sucesor en los comicios para la primera magistratura. Sin embargo, más allá de las consideraciones políticas, lo ocurrido es un llamado de atención a la forma en que el Ejecutivo ha manejado la situación sanitaria, particularmente en la entrega de ayudas económicas para las familias más afectadas por la crisis económica derivada de la pandemia.

La falta de diálogo, la escasa búsqueda de consensos con los partidos políticos de oposición (incluso con los legisladores de Chile Vamos que eran más llanos a abrir la billetera fiscal), la obstinación con mantener sus propuestas de ayuda a rajatabla sin abrirse a alternativas diferentes, como la renta básica universal, ocasionaron que – al fin y al cabo – ganara fuerza una de las peores políticas públicas: el retiro de los fondos de pensiones.

A la pandemia del coronavirus todavía quedan varios meses por delante y hay vastos sectores de la población que experimentarán las consecuencias de la falta de empleos. Las pequeñas y medianas empresas están en una situación crítica. Aún queda tiempo para restablecer el diálogo político, llegar a acuerdos y así llevar alivio a quienes ahora lo están pasando mal.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes