suscríbete al boletín diario

Editorial

Aplazamiento de las elecciones


 Por La Tribuna

Costó pero salió. Con los tiempos corriendo a toda marcha, el Congreso despachó la tarde de este martes el proyecto que aplaza la fecha de las elecciones considerando la crítica situación sanitaria del país debido a la pandemia del coronavirus.

Fue una semana de discusiones que incluyó sesiones nocturnas y hasta un domingo, las cuales finalmente arribaron a puerto, no sin asunto que quedaron en el tintero y que no pudieron resolverse por la falta de acuerdos para lograr las altas mayoría que exige una reforma constitucional de ese tipo.

De esta manera, los comicios de alcaldes, concejales, gobernadores regionales y miembros de la Convención Constitucional ya no serán el fin de semana que viene, sino que se postergarán para el 15 y 16 de mayo.

Durante estas jornadas de ventana de suspensión de la propaganda política, recién el 29 de abril se retomará la labor de campaña propiamente tal. Solo se podrá mantener la propaganda instalada en casas particulares de carácter gratuita.

Tampoco se podrá hacer propaganda pagada en medios de comunicación social, plataformas digitales, redes sociales, aplicativos ni aplicaciones de internet. Asimismo queda prohibido que durante la suspensión de la campaña que se efectúen aportes de privados a candidatos, los que solo podrán hacer gasto electoral para el arriendo de inmuebles o el pago al personal contratado con antelación. Y para eso, deberán utilizar los recursos ya considerados previamente.

Aunque se propuso que el 15 y 16 de mayo fueran feriados irrenunciables, finalmente esto no se logró y esas jornadas solo se consideraran como feriados legales. Tampoco habrá gratuidad en todo el transporte público, como lo pedían algunos legisladores, salvo para sistemas como el Metro de Santiago, Metro de Valparaíso y Biotrén.

Un aspecto de extensa discusión fue la situación de los alcaldes que postulan a la reelección. Al cabo, los jefes comunales podrán volver a sus puestos desde la publicación de esta normativa y hasta el 15 de abril. Este punto de todos modos generó algunas aprensiones entre parlamentarios que han señalado que será la Contraloría la que tendrá que definir.

Después de los comicios del 15 y 16 de mayo, las siguientes serán el 13 de junio, día en que se definirán los gobernadores en caso de que sea necesaria una segunda vuelta.

En tanto la primaria presidencial y parlamentaria quedó con esta modificación, el próximo 18 de julio. Inalterables siguen las elecciones presidenciales y legislativas previstas para el 21 de noviembre y el 19 de diciembre en caso de haber segunda vuelta para la definición de la Jefatura de Estado.

Al cabo, se trata de una decisión sensata que, incluso, debió plantearse con antelación, habida cuenta del progresivo aumento de los contagios del Covid-19. A la luz de las últimas cifras a nivel país – y ciertamente que a nivel provincial – habría sido un riesgo sanitario el haber convocado a un importante número de personas para los comicios que se proyectaron para este fin de semana. También habría ocasionado una natural merma en la cantidad de votantes, lo que habría restado legitimidad a un proceso tan sustantivo, especialmente en la conformación de la Convención Constituyente.

Es de esperar que a mediados de mayo sea posible tener contenida la enfermedad, de tal manera que pueda llevarse a cabo el acto eleccionario con la seguridad sanitaria y la participación ciudadana que valide este proceso inédito en nuestra historia reciente.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes