suscríbete al boletín diario

Editorial

Biobío, altas temperaturas y cambio climático


 Por La Tribuna

El cambio climático llegó para quedarse, es tal vez una frase que hemos escuchado en reiteradas ocasiones, y que en el caso de la provincia de Biobío, ha llevado a agricultores a incursionar en nuevos cultivos. Particularmente la agricultura chilena siente los efectos del cambio climático, que ha derivado en el desplazamiento de algunos cultivos hacia el sur.

En el caso de esta zona, las temperaturas más altas traerían como consecuencia un aumento en el potencial productivo, en particular en la precordillera de Biobío para frutales como el nogal y cultivos como trigo o maíz. Por otra parte, el cambio climático podría tener también un aspecto negativo, ya que las plagas y enfermedades también podrían verse fortalecidas y causar mayores problemas que en la actualidad”.

Respecto de las altas temperaturas, el jueves último fue un día extremo en Biobío, quedando a sólo dos décimas de superar el récord histórico que se registró el día 2 de febrero de 2019, en Los Ángeles. A los 40 grados con dos décimas se elevó la temperatura a las cinco de la tarde, mientras que en Negrete la temperatura era superior con 42 grados a esa misma hora.

Más allá de los inconvenientes que provoca la situación, a nivel mundial, se tiene un tiempo para actuar para evitar así efectos devastadores.

El actual escenario sanitario que se arrastra desde el año pasado sin duda que es una gran complicación para todo el planeta, y que en el caso de nuestro país, toma un respiro con la masiva vacunación a los adultos mayores y a funcionarios del área de la salud.

Una vez se haya superado la pandemia es imperioso abordar el tema del cambio climático y los efectos en nuestro día a día. Olas de calor, de frío, sequía, inundaciones, chubascos intensos, granizadas, tornados, ciclones y tormentas eléctricas se harán más habituales con fenómenos meteorológicos extremos, que liberan gran cantidad de energía en corto tiempo y que se irán haciendo más frecuentes, aumentando también su intensidad, según advierten los expertos.

Luis Salazar, meteorólogo del Centro Nacional de Análisis, junto con abordar aspectos relacionados con las altas temperaturas en las catorce comunas de la provincia de Biobío formuló un llamado claro y directo “hay que aprender a convivir con el cambio climático y también obviamente hay que tratar, a través de políticas gubernamentales, de hacer cosas para minimizar el impacto que tiene el cambio climático en las personas y sobre una infinidad de situaciones.

Las altas temperaturas son el reflejo más evidente de una condición que será cada vez más usual a futuro en la época estival. Debemos habituarnos, no sólo desde el punto de vista de lo que representa para las personas sino que también en lo referido a los aspectos económicos. Porque no sólo habrá más calor sino que también se dispondrá de menos agua, una realidad que golpea a las zonas campesinas, tanto para el consumo humano como para el desarrollo de las actividades productivas. Pero también este tipo de desafíos representa una oportunidad para adaptarnos y sacarle partido desde el punto de vista de la innovación y la producción de nuevos tipos de actividades económicas que pueden dar un giro positivo a nuestro territorio.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes