suscríbete al boletín diario

Editorial

En tierra de nadie


 Por La Tribuna

Esta situación ya la hemos expuesto en ocasiones anteriores. Los Saltos del Laja son uno de los lugares en Chile que suma más detenciones de visitantes. Pese al esmirriado aspecto de las cascadas principales debido a las extracciones de agua por efectos de la lluvia, lo cierto es que en su entorno se ha generado una frenética actividad turística.

Hoteles, cabañas, campings y piscinas que ha proliferado en las últimas dos décadas dan cuenta del interés que despierta esa zona, catalogada como la puerta de entrada al sur de Chile.

Los datos del Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) son elocuentes. La gran cantidad de visitantes que arriba cada temporada a Saltos del Laja (y que se apuntó como Los Ángeles) fue la causa que esta capital provincial apareciera en un gráfico como uno de los 10 destinos más visitados en Chile, cuando el Ministerio de Salud comunicó la puesta en marcha del permiso especial de vacaciones.

Sin embargo, los efectos de la pandemia han hecho sentir en la brusca caída de visitantes que, a su vez, se encuentran con una situación complicada de entender a primera vista y que, de paso, expone un problema mayor: la falta de visión integral del territorio.

Desde la mitad del puente hacia el norte, corresponde a la comuna de Cabrero, mientras que hacia el sur es parte de Los Ángeles. Como si este enredo no fuera suficiente, el sendero de las cascadas por el lado norte es propiedad de la municipalidad de Yumbel.

El punto es que ahora, debido a la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, todo se ha enredado mucho más, incluso en asuntos cotidianos como ir a comprar pan. Porque a un lado del puente se puede hacer sin problemas mientras que al otro se debe tener un permiso especial.

Aunque hace más de 25 años se ha procurado acordar una fórmula de trabajo que permita consensuar los puntos de vista de los tres municipios, los cierto es que la diversidad de intereses y perspectivas ha impedido un trabajo expedito.

De ahí que hace algunos años tomara fuerza la idea de constituirse como una comuna, que se escindiera de Cabrero y Los Ángeles, dadas las particularidades e identidad propia de ese territorio. Sin embargo, los promotores de la iniciativa se han replegado y solo se mantiene un grupo de Facebook llamado “Salto del Laja COMUNA”, con poco más de 660 miembros.

Hace un par de años se formó una Asociación de Municipios por el Desarrollo Turístico, que integran las comunas de Los Ángeles, Cabrero y Yumbel. Dicha instancia existe para y con el propósito de las corporaciones edilicias de mejorar las condiciones de los Saltos del Laja.

Sin embargo, los resultados hasta la fecha demuestran que queda mucho trabajo por hacer, más aún cuando se advierte que la temporada será una de las peores de su historia por la pandemia del Covid-19. En particular, se debe tener una perspectiva amplia – y generosa – que integre desde los campings de Chillancito por el norte hasta los mismos recintos que operan por el camino a Paraguay, incluyendo a La Aguada y El Litre.

Se trata de un área perfectamente delimitada cuya razón de ser está en el turismo. Un plan bien diseñado e implementado – que amalgame los intereses y propósitos de todos los entes involucrados – puede darle un segundo aire a los Saltos del Laja para mejorar de manera significativa su oferta turística.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes