suscríbete al boletín diario

Editorial

Año electoral


 Por La Tribuna

El plebiscito constituyente del 25 de octubre del año pasado marcó el inicio de un intenso e inédito proceso eleccionario en la historia nacional que culminará en el primer semestre del 2022, aunque será justo en este año cuando se llevará a cabo la mayor cantidad de comicios.

De acuerdo al calendario divulgado por el Servicio Electoral (Servel), durante este año que recién se inicia se tienen considerados cinco comicios. El primero ocurrirá el 11 de abril cuando se llevarán a cabo las elecciones de alcaldes, concejales, gobernadores regionales y convencionales constituyentes. Serán cuatro papeletas en cada una de las cuales se deberá optar por uno de los nombres ahí impresos.

En el caso que ninguno de los candidatos a gobernador regional obtenga el 40% de los votos, se deberá realizar una segunda vuelta entre las dos primeras mayorías que se efectuará el 9 de mayo.

El calendario electoral continuará el 4 de julio cuando tengan lugar las eventuales primarias para Presidente de la República, senadores y diputados. Los comicios generales para elegir al primer mandatario y los integrantes de las Cámara Baja y Alta serán el 21 de noviembre. La segunda vuelta presidencial ya fue agendada para el 19 de diciembre.

Ei ciclo de elecciones culminará en el primer semestre del 2022 cuando se llevará a cabo plebiscito constitucional de salida, en que nuevamente seremos convocados a las urnas para decidir si se aprueba o se rechaza el texto elaborado por los integrantes de la Convención Constituyente.

El calendario electoral de los próximos años y medio está cargado de eventos que implican un desafío trascendental para la ciudadanía que tiene entre sus manos la posibilidad de tener un rol protagónico en el devenir democrático del país. Desde el gobierno nacional, pasando por el regional hasta el comunal, se verán sujetos al escrutinio popular, tal cual como estaba previsto. Sin embargo, la novedad será la elección de los constituyentes que tendrán la misión de redactar la nueva carta magna, presionado por el estallido social de abril del 2019, la cual debiera regir los destinos de la nación en los próximos 30 años.

Es importante la participación. Aunque se intentó reinstaurar el voto obligatorio debido a la importancia de los procesos electorales que se avecinan, lo cierto es que continuará rigiendo el sufragio voluntario.

Pese a dicho contexto, el plebiscito del 25 de octubre fue tremendamente valioso desde el punto de vista del número de personas que tomó la decisión de participar, marcando un punto de inflexión con lo ocurrido en las últimas elecciones en que paulatinamente iba decayendo la cantidad de votantes.

Dicho ímpetu se debiera mantener tomando en cuenta que así se tiene la validez necesaria para avalar las determinaciones a futuro. Es que los problemas de la democracia se resuelven con más democracia. No hay otra forma. No existe una manera distinta para zanjar las diferencias sobre las distintas visiones que se puedan tener sobre la sociedad que queremos, siempre desde la perspectiva del respeto y con el acento en el necesario diálogo entre las partes.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes