suscríbete al boletín diario

Editorial

Clarinada de alerta


 Por La Tribuna

Que las comunas de Laja, San Rosendo, Yumbel y Cabrero en la provincia de Biobío deban retroceder a la fase Dos del Plan Paso a Paso, implementado por el Ministerio de Salud para enfrentar la pandemia del coronavirus, es una gran clarinada de alerta para todos los habitantes del territorio que no se debe bajar la guardia frente a una pandemia que ya suma más de siete meses en el país.

Es que el sostenido aumento de contagios en esas comunas en la última semana obligó a las autoridades del nivel central a aplicar medidas destinadas a restringir la circulación de las personas. De hecho, una de las determinaciones más evidentes serán las cuarentenas de fin de semana con el fin de reducir al mínimo la circulación y, de esa manera, frenar los contagios. En caso contrario, se deberá tomar acciones más gravosas, como las cuarentenas a jornada completa y con una duración de, a lo menos, dos semanas.

Pero el aumento de casos no se concentra solo en esas cuatro comunas del área norponiente de la provincia de Biobío. Los Ángeles, que tiene la mayor concentración poblacional en el territorio ha venido experimentando un alza sostenida de contagios.

Son casi 200 casos de Covid-19 acumulados en octubre –más de 100 esta semana- y 259 en seguimiento al día de ayer, los cuales trasuntan un escenario complejo para los próximos días.

Los datos actuales que maneja la Dirección Comunal de Salud de la capital provincial reflejan que dentro de este mes, se alcanzarán o sobrepasarán los 400 casos en la comuna, tal como sucedió en junio y julio, en los momentos del peak de contagios.

Desde que se inició la pandemia en el país en los primeros días de marzo de este año, nunca se debió llegar a la aplicación de este tipo de medidas restrictivas. Mientras en las provincias de Concepción y de Arauco o en la vecina provincia de Malleco o en la cercana Región de Ñuble se debían implementar estas acciones de naturaleza similar, Biobío parecía ser un oasis por su efectiva contención de la enfermedad.

Por lo mismo, lo ocurrido en las últimas semanas es un llamado de atención, un aviso de letras gigantes, una señal más que elocuente sobre la imperiosa necesidad de NO bajar la guardia, que NO tenemos que descuidarnos, de que debemos asumir nuestra responsabilidad individual y colectiva en el entendido que se trata de la única herramienta posible para volver a mostrar que hemos sido capaces de mantener a raya al Covid-19. Las medidas de contención son más que sabidas: distancia física, uso de mascarilla y lavado frecuente de manos o uso de alcohol gel. Establecer el hábito de ponerlas en marcha nos minimizará de manera sustantiva el riesgo de sufrir las consecuencias de este virus.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes