suscríbete al boletín diario

Editorial

Punto de inflexión


 Por La Tribuna

Más de 60 ciclistas han muerto en accidentes de tránsito en lo que va corrido de este año. En Los Ángeles, en la tarde de este domingo se sumó una víctima más, en este caso, Tito Aedo Saravia, psicólogo y director de la carrera de Psicología en la sede local de la Universidad Santo Tomás.

El profesional se desplazaba en su bicicleta por la zona sur de la avenida Las Industrias cuando fue embestido brutalmente por un automóvil, cuyo conductor no lo socorrió, sino que, por el contrario, escapó del lugar. Por lo pronto, hay una investigación en curso para ubicar y detener al responsable del incidente que costó la vida al reconocido catedrático quien, además, era altamente valorado por la cercanía y compromiso con sus estudiantes.

El deceso del profesor Aedo se produjo días después de una masiva convocatoria de Ciclistas Los Ángeles, cuyos participantes dieron vida a una caravana que recorrió distintas calles de la capital provincial para hacer conciencia sobre la situación de inseguridad que viven a diario quienes se desplazan en bicicleta.

Bajo el slogan “No más ciclistas muertos”, el grupo volverá a reunirse este martes 13 de septiembre en el sector de la Plaza Pinto, ahora para redoblar sus llamados a hacer conciencia respecto a quienes se desplazan en dos ruedas, teniendo esta vez como antecedente la trágica muerte de Tito Aedo, quien también fuera un reconocido exponente de este verdadero estilo de vida saludable que es ser ciclista.

El accidente de tránsito se produjo justo durante el fin de semana largo en que las autoridades comunicaron el aumento de las fiscalizaciones y controles carreteros a fin de evitar ese tipo de sucesos tan tristes como evitables.

De hecho, el viernes hubo una actividad realizada por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, con el apoyo de efectivos de Carabineros, en el acceso norte de Los Ángeles, en que se exhortaba a pasar estos días de asueto en calma, evitando salir y, si se hacía, a tomar todas las medidas de resguardo.

Ahí se mencionó la responsabilidad de los conductores, peatones y ciclistas, con especial acento en la conducción a la defensiva, es decir, a una velocidad prudente y moderada.

Lamentablemente lo ocurrido, cuando caía la noche el domingo último, cuando el profesor Tito Aedo fue embestido por un vehículo cuando viajaba en su bicicleta, nos demuestra, una vez más, que los llamados a la responsabilidad y a la conciencia no permean en toda la población, en particular, en todos aquellos que están a bordo de un vehículo motorizado.

En este caso, además, está la agravante de que el involucrado no le prestó ayuda al educador, que pudo haber recibido atención oportuna para haberlo salvado.

La vida de una persona se ha perdido. Es de esperar que su deceso no sea en vano. Además de insistir en las campañas de educación en la población, tanto a nivel escolar como hacia los conductores, es esperable que las autoridades aumenten las partidas de recursos para ampliar las zonas protegidas para los ciclistas en las calles y carreteras.

Aunque en los últimos años se han ejecutado obras importantes de ciclovías en distintos puntos de la capital provincial, es urgente aumentar el número de kilómetros destinados a la habilitación de ese tipo de espacios de uso exclusivo para los ciclistas.

Puede que este trágico hecho sea un punto de inflexión que nos conduzca a ser reconocidos como una zona en que se respetan los derechos de todos quienes usan las vías, ya sean conductores, ciclistas o peatones.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes