suscríbete al boletín diario

Editorial

Infraestructura deportiva


 Por La Tribuna

Hace poco más de un mes, el secretario regional ministerial del Deporte, Marco Loyola, hacía un anuncio que echaba por tierra la ejecución de uno de los proyectos más emblemáticos para Los Ángeles y la provincia de Biobío: la construcción del nuevo estadio para la capital provincial.

A través de una declaración de prensa, el personero afirmaba que la iniciativa de 24 mil millones de pesos se le restaría el aporte de 9 mil millones comprometidos por dicha repartición gubernamental. De esta manera, se hacía inviable la construcción de un nuevo recinto deportivo, pese a que ya estaba en la etapa de adjudicación de la empresa a cargo de las obras.

¿El argumento? Nos remitiremos a las palabras de Loyola en el documento que envió a los medios: “La actual situación que enfrenta la región, el país y el mundo debido a la pandemia y los efectos sanitarios y económicos provocados por el Covid-19 ha obligado a un cambio de escenario y prioridades para la optimización del gasto de los recursos fiscales en el Ministerio del Deporte y el Instituto Nacional de Deportes (IND)”.

A renglón seguido, indicada que “la población, en medio de esta crisis nunca vista, exige día a día acciones y medidas que permitan afrontar los negativos escenarios que generan la pérdida de la fuente laboral o la brusca baja en los ingresos familiares. Dos realidades que, lamentablemente, están golpeando a un importante número de compatriotas”.

En ese contexto, añadía que “es deber del Ministerio del Deporte y del Instituto Nacional de Deportes, supervisar permanentemente el adecuado uso del patrimonio fiscal y, por ende, evaluar cómo se invierten los recursos públicos. Bajo esa óptica, el financiamiento del proyecto Estadio de Los Ángeles debió ser reevaluado con criterios de optimización financiera, pero sobre todo a la luz de cumplir el deber de ir en ayuda de quienes más lo necesitan en este difícil momento”.

En suma, el seremi del Deporte sostenía que las condiciones ocasionadas por la pandemia obligaban a redestinar los recursos del estadio a enfrentar las emergencias más inmediatas derivadas del Covid-19.

Sin embargo, solo 30 días más tarde, el propio Gobierno hace un anuncio que va exactamente en la línea contraria a lo expresado por la autoridad regional: en vez de restar recursos para el Ministerio del Deporte, comunica la inyección de más de 27 millones de dólares adicionales al presupuesto actual para la construcción de nueva infraestructura deportiva o para mejorar la existente.

Es parte de las acciones consideradas en el “Plan Paso a Paso Chile se Recupera”, cuyo detalle se puede revisar en el sitio web de la Presidencia. En el detalle, destaca la parte que señala que “se invertirán US$ 89 millones donde US$ 27 millones corresponde a inversión adicional dispuesta para este plan. Estas obras comenzarán desde el segundo semestre del 2020 y aportarán aproximadamente 18 mil empleos”.

Es que el principal argumento de La Moneda para su implementación es que su puesta en marcha permitirá reactivar la alicaída economía al absorber la mano de obra desempleada a consecuencia de la pandemia del Covid-19.

Justamente el mismo argumento esgrimido por el municipio y todas las autoridades políticas que se han alineado, de manera transversal, en función de hacer realidad el proyecto del nuevo estadio para Los Ángeles y la provincia de Biobío. Porque después del terremoto provocado por las declaraciones del seremi del Deporte, lo positivo es que causaron un consenso pocas veces visto en la arena política respecto de la importancia de llevar a buen término el nuevo recinto deportivo, en las mismas condiciones en que fueron aprobadas sus partidas presupuestarias.

Y, también a la luz de los hechos, el seremi debe explicar muy bien porque si él dice que los recursos para el estadio se deben restar, el propio gobierno realiza una acción en un sentido completamente distinto en materia deportiva.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes