suscríbete al boletín diario

Editorial

Nuevo ministro del Interior


 Por La Tribuna

Víctor Pérez Varela llevaba un par de semanas como alcalde de Los Ángeles, luego de ser designado en el cargo por la dictadura de Augusto Pinochet, cuando debió asumir una de las peores emergencias que hubiese enfrentado la ciudad. A fines de marzo de 1982, un incendio arrasó con decenas de mediaguas del campamento “En Tránsito”, la mayor población precaria que ha existido en la historia local.

Fue una de las mayores emergencias que enfrentó la capital provincial, tanto o más grave que los terremotos del ‘39 o ‘60, debido a los más de 2 mil 500 damnificados, quienes debieron ser reubicados en improvisados pabellones de emergencia a la espera de la entrega de sus viviendas definitivas. Lo peor de todo es que los programas de ayuda debieron enfrentar a otra coyuntura aún mayor: la gran crisis económica de los años 80, con la brutal desvalorización del peso, el cierre de cientos de fábricas y una cesantía galopante que se disparó sobre el 25%. Fueron años muy duros pero en Los Ángeles, la crisis se vivió con una crudeza mucho más brutal.

Guardando las proporciones del tiempo y las circunstancias, Víctor Pérez nuevamente es designado en un cargo de confianza del Presidente de la República, en medio de un verdadero incendio que arde por todo el país, tal como fue aquel de la población En Tránsitos a principio de los años ’80. A diferencia de esa vez en que nada hacía presagiar lo que se avecinaba, ahora lo hace con un país lidiando en medio de una de las emergencias más duras de las últimas décadas, a consecuencia de la pandemia del coronavirus que está causando efectos insospechados no solo en términos de la salud de las personas, sino que también en la economía que ha sufrido el cierre de empresas y la pérdida de miles de puestos de trabajo. Una situación de extrema gravedad que el Gobierno de Sebastián Piñera ha enfrentado con más reveses que aciertos, lo cual ha trasuntado en una muy bajísima adhesión ciudadana (apenas un 12%) y sin la capacidad de mantener alineados incluso a los de su propio banco. La prueba más evidente fue la adhesión de diputados y senadores de Chile Vamos al proyecto de ley que permitirá el retiro del 10% de los fondos de pensiones, a contrapelo de los esfuerzos y acciones de La Moneda.

Sin duda que Víctor Pérez Varela está asumiendo en uno de los momentos más álgidos de la política chilena en los últimos años, justamente en la cartera de Estado más importante. Desde esa función, deberá articular la labor de La Moneda en función de los 20 meses que restan para que Sebastián Piñera entregue el mando del país, con la obligación mayor de llevar adelante siete procesos electorales, desde el plebiscito constituyente hasta las presidenciales.

Con otros desafíos también muy relevantes, no solo de los derivados por la situación coyuntural de la pandemia sino también del resguardo del orden público, particularmente por lo que sucede en las provincias de Malleco, Arauco y Biobío. La experiencia de 30 años en la arena pública, desde aquella vez que fue designado como alcalde de Los Ángeles, que siguió como diputado por Biobío y después como senador, deberá sacar a relucir para ayudar a la conducción del Ejecutivo en medio de estos tiempos completamente borrascosos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes