suscríbete al boletín diario

Editorial

Salvataje a las Mipymes


 Por La Tribuna

La intensa discusión legislativa de los últimos días ha girado en torno a la posibilidad de retirar hasta un 10% de los fondos previsionales. Sin duda que se ha tratado de un debate que ha copado la agenda pública en que han entrado a tallar todos los actores opinantes, desde los grandes empresarios, economistas hasta las mismas administradoras de fondos de pensiones, pasando por alcaldes, dirigentes sociales y, por supuesto, los diputados, en los cuales están puestas las miradas, especialmente en la jornada de hoy miércoles cuando el proyecto se deba votar en particular.

Sin lugar a dudas que se trata de un hecho trascendente en la historia reciente porque se produce en medio de las consecuencias ocasionadas por la pandemia del coronavirus y de las maneras en que el Estado chileno está enfrentando la contingencia, justo cuando se incrementan las manifestaciones de descontento ciudadano por la lentitud y limitado alcance de los distintos paquetes de medidas implementadas por el Ejecutivo hasta la fecha, especialmente para la clase media.

No es para menor la urgencia de miles de familias para tener un respiro en medio de esta crisis brutal, para que el Estado – que somos todos nosotros – les tienda la mano para enfrentar gastos como dividendos, colegiaturas y hasta los servicios más básicos, como las cuentas del consumo eléctrico y agua potable.

Un refrán no muy antiguo habla de que perfectamente “se puede caminar y mascar chicle al mismo tiempo”. Porque en paralelo a la necesidad acuciante de las familias chilenas, un sector productivo relevante, como son las micro, pequeñas y medias empresas, necesita con igual sentido de urgencia un paquete de medidas que les alivie la pesada carga de responsabilidades financieras que enfrentan a duras penas o que, simplemente, les superan.

Se ha dicho hace muchos años que las mipymes son el sostén del empleo en el país. Más del 60% de los puestos de trabajo provienen de almacenes de barrio, panaderías, empresas de servicios y un sinfín de actividades que demandan mano de obra para sus procesos.

Sin embargo, hasta ahora, la respuesta del Ejecutivo a ese requerimiento ha sido bastante modesto para la envergadura de la crisis.

Hasta el momento, los planes gubernamentales han pasado por reforzar el acceso a los créditos del Fogape y se han inyectado más recursos para programas específicos de Turismo, Sercotec y Corfo.

Los propios gremios han reiterado que lo hecho hasta ahora es insuficiente, que se necesita un plan de medidas que tenga la misma categoría del presentado en la jornada de ayer para ayudar a la clase media. Incluso, un gremio local como la naciente Agrupación Gastronómica de Los Ángeles, recordó que en la crisis económica de los años ’80, el Estado lanzó un gigante paquete de medidas para rescatar al sistema bancario con plazo de pago a 30 años.

Los gremios insisten en que deben verlo pronto y que sea contra presentación del requerimiento para lograr la ayuda fiscal, es decir, que no se ingrese a un siempre engorroso sistema de postulación, que implica que solo algunos obtendrán el beneficio y otros deberán seguir esperando.

Es urgente, es necesario, es vital para darle sustentabilidad de las mipymes. Es tremendamente perentorio que el Ejecutivo esté a la altura de esta emergencia y esté dispuesto a salvar a los negocios y emprendimientos de miles de chilenos que ahora penden de un hilo.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes