suscríbete al boletín diario

Editorial

Hasta el próximo miércoles


 Por La Tribuna

Como cada miércoles, el Ministerio de Salud desarrolló una nueva revisión y evaluación de las medidas restrictivas para cada una de las regiones del país ante la crisis sanitaria derivada de la pandemia del Covid 19.

De acuerdo a las cifras, América Latina supera las 100 mil muertes por Covid-19, siendo una región que preocupa a la OMS por una aceleración de los casos en Brasil, Chile, Argentina, Colombia, Panamá, Bolivia y Guatemala, concentrando casi un cuarto de los contagios de coronavirus del mundo y más de un quinto de las muertes por la misma causa.

En tanto, en la provincia de Biobío, y particularmente en Los Ángeles, existía especial atención respecto de los anuncios que realizaría el Ministerio de Educación, considerando que en la víspera, el alcalde Esteban Krause, el Colegio Médico y de Enfermeras, además del Comité Científico, planteaban que la única forma de detener los contagios era restringiendo la movilidad de las personas, pidiendo – al unísono- cuarentena para la comuna.

En efecto, el ministro de Salud anunciaba algo distinto a las intenciones de las autoridades y gremios locales: a contar de este viernes, a las 22, horas entrarán en cuarentena cinco nuevas comunas de la zona central, alcanzando 63 localidades bajo aislamiento en el país. En la Región Metropolitana, indicaba el secretario de Estado, se sumarán El Monte, Talagante y Calera de Tango. Además, de la incorporación de las comunas de Quillota, en la Región de Valparaíso, y Graneros, en O’Higgins.

En Los Ángeles, eran otras las expectativas. El alcalde Krause, a través de su cuenta personal de Twitter, dijo sentirse “Decepcionado, nuevamente en Los Ángeles no está en la mira ni en la preocupación del Gobierno, esperábamos alguna medida de restricción para frenar más contagios #Covid-19 en nuestra comuna. ¿Hasta cuándo seguiremos esperando?”.

En la práctica, en la provincia, solo la comuna de Alto Biobío, con 145 casos hasta el reporte entregado ayer, es la única de la región con una medida excepcional, luego que el viernes 12 de junio pasado, se instalara un cordón sanitario en ese territorio cordillerano.

En paralelo, los vecinos, que habitan por ambos cajones de los ríos Queuco y Biobío, expresan preocupación no sólo por las actuales condiciones de riesgo ante la pandemia, sino que además por el forraje para sus animales, ante las primeras nevazones.

En tanto, en Los Ángeles, las voces de alerta siguen sonando fuerte, considerando el aumento de los casos. De acuerdo a las cifras oficiales, la capital provincial registra un total de 540. Luego sigue, Alto Biobío 145 casos; Cabrero con 93 casos; Laja 90; Nacimiento 85 casos; Yumbel con 79; Negrete 77; Santa Bárbara 74; Tucapel 68 casos; Mulchén 35 casos; Antuco 31; San Rosendo 11 y finalmente Quilleco y Quilaco  con 9 y 7 respectivamente.

Las cifras siguen marcando un progresivo crecimiento en el número de casos. Se confiaba en que la presión de todos los sectores, incluidos los oficialistas con el diputado Iván Norambuena a la cabeza, iban a conseguir que se aplicaran medidas más restrictivas para frenar la curva creciente de contagios. Sin embargo, nada de eso sucedió.

Solo queda apelar al autocuidado como principal herramienta para mantener a raya la enfermedad, y apelar a que las autoridades del nivel central tomarán las medidas en forma oportuna, de tal forma que no nos veamos enfrentados al mayor de nuestros temores: la saturación de los recintos de salud por el gran número de enfermos graves de Covid-19.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes