suscríbete al boletín diario

Editorial

El impacto de proyectos de inversión


 Por La Tribuna

El anuncio de posibles retrasos en el inicio de las obras de construcción de la Autopista Nahuelbuta, esa esperada ruta de 55 kilómetros entre Los Ángeles y Angol, puso una importante cuota de incertidumbre sobre uno de los proyectos más emblemático y significativo de las últimas décadas.

Es que no se trata solo de la importancia desde la perspectiva de lo que representa contar con una carretera de alto estándar que unirá dos capitales provinciales, sino porque su materialización calza justo con los esfuerzos a todo nivel para reactivar la economía de la zona, duramente castigada – al igual que todo el país – por la emergencia sanitaria derivada de la pandemia del coronavirus.

Las declaraciones de la discordia fueron hechas por Pablo Bezanilla, presidente de Besalco, una de las mayores empresas del rubro de la construcción que se asoció con Belfi para postular y adjudicarse la concesión de ese tramo vial en diciembre de 2017.

El ejecutivo sostuvo que el estallido social y la inesperada irrupción de esa enfermedad dilataron más allá de lo previsto los estudios de ingeniería, lo cual hacía prever un retraso en el inicio de las obras. De hecho, incluso anunció conversaciones con autoridades del Ministerio de Obras Públicas para convenir una nueva fecha.

Sin embargo, la rápida acción de la Secretaría Regional Ministerial de Obras Públicas y especialmente, de la Gerencia de la Concesionaria Autopista Nahuelbuta, echó por tierra cualquier atisbo de temor o duda por la esperada materialización de dicho proyecto vial. Ambas instancias, a su turno, confirmaron que las faenas parten este 2020. Aunque no entregaron una fecha precisa, sí está claro que es la parte final de este año, tal cual como está previsto en la planificación original dada por la autoridad cuando se licitó la referida concesión.

Es que, como se señaló al comenzar estas líneas, la importancia de la Autopista Nahuelbuta no estriba únicamente en su impacto en la comunicación terrestre para ambas provincias, fortaleciendo los vínculos no solo sociales, sino que económicos entre Los Ángeles y Angol. Además permitirá mejorar la seguridad de un tramo caracterizado por su alto flujo vehicular, lo que ha derivado en una alta tasa de accidentabilidad (de ahí que se le conociera en su tiempo como Ruta de la Muerte).

La oportunidad en que se proyecta su construcción – algo absolutamente circunstancial, por cierto- no puede ser más conveniente. Asumiendo que su construcción parte en la próxima primavera, permitirá generar puestos de trabajo para cientos de operarios. En un año marcado fundamentalmente por el impacto del coronavirus, que no ha dejado exclusivamente un reguero de contagiados y fallecidos, sino que también se anticipa un profundo perjuicio en la economía, este tipo de obras viales revitaliza la actividad en todo el territorio comprometido. Son las faenas y todos los servicios anexos de insumos, transporte, alimentación y hospedaje, entre otros, los que se activan durante el periodo de ejecución de la autopista, cuya inversión superará los 200 millones de dólares.

Lo importante también es que no se trata de la única inversión considerable. En el corto plazo está considerado el inicio del proyecto del nuevo estadio para Los Ángeles que deberá licitarse nuevamente en los próximos meses. Aunque el primer llamado público fracasó, ahora el escenario es completamente distinto y puede haber un interés mayor de las empresas constructoras para adjudicarse esta obra. A lo anterior se suman los diversos proyectos de generación de energía, especialmente del tipo eólica, que suman varios millones de dólares y cuyas obras civiles comenzarían en los próximos meses en sectores campesinos de las comunas de Los Ángeles, Mulchén y Negrete.

En tiempos de profunda incertidumbre – social y económica-, en que las perspectivas se observan muy aciagas, el empuje de este tipo de proyectos permite avizorar un horizonte un poco más auspicioso para capear la crisis y, por cierto, salir meridianamente airosos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes