suscríbete al boletín diario

Editorial

Las brechas que sacó a la luz la pandemia


 Por La Tribuna

Luego de superada la pandemia que hoy azota a Chile y el mundo; idealmente con la esperanza de que los impactos sean los menores posibles; podremos analizar más a conciencia la moraleja de todos los días vividos, tanto en nuestro fuero interno, como también en lo político social; porque ciertamente, toda esta crisis sanitaria a sacado a la luz una serie de brechas, conocidas, pero ignoradas respecto a nuestra sociedad.  Y que claramente hay que superar.

Digo conocidas, porque son “temas” que no partieron o se descubrieron ahora, sino que se arrastran por décadas, y que fueron puestas en la palestra el pasado 18 de octubre en nuestro país, cuando comenzó el estallido social; demandas que hoy están más latentes que nunca, pero que tienen como líder el movimiento al COVID-19.

Ni las marchas, ni los grupos organizados, pudieron abrir los ojos de gran parte clase política, al nivel evidente que hoy, esta enfermedad lo hace, para desgracia de gran parte de la población.  Brechas que no se pueden desconocer, porque han sido un revés, a cada decisión o medida que se pretende impulsar.

Por ejemplo, cuando se decidió suspender las clases, y seguir con el año escolar usando la tecnología, el brillante plan sacó a la luz, lo muchas veces dicho y no superado, el dispar acceso a la educación en Chile.  Hay sectores cuyos “privilegios” no alcanzan para contar con un computador, menos aún conexión a internet.   Hablamos de más del 40% de los estudiantes. 

Luego, se optó por un gran llamado de quedarse en casa y evitar las aglomeraciones, el transporte público y el trabajo presencial, instaurando la medida del teletrabajo.  Nuevamente, más de mitad de la fuerza laboral no podía acceder a este llamado, porque dependen del transporte público, sus labores no pueden realizarse por teletrabajo y lo que es peor, los sistemas no están preparados para realizar tramites masivos, en forma online.

Entonces, se siguió por la línea de las leyes de protección al trabajo, y cese de relaciones laborales acudiendo al seguro de cesantía, para salvaguardar la economía y el empleo.  No obstante, gran parte de la población depende de labores informales, emprende o no cuenta con una remuneración, que le permita recibir al menos un sueldo mínimo, si acude a su seguro. 

Comenzaron los contagios, y la recomendación es el aislamiento social, y familiar.  No obstante, muchos chilenos y chilenas, habitan una vivienda que no cuenta con más de cuatro habitaciones (incluyendo baño y cocina); claramente tampoco cuentan con una segunda vivienda. 

Para que ver hablar, de temas de solidaridad y respeto hacia el adulto mayor, principal grupo de riesgo, tarea en que muchos y muchas están al debe; y que no es un problema netamente social, sino humano.

Ya habrá tiempos para las enseñanzas y evaluaciones, ya que en ejemplos de desigualdad hay mucho hilo aun que cortar, lo importante es superar lo sanitario juntos, pero también mirar a futuro con ojos distintos, de forma más integradora y en conjunto, trabajar en una fuerte y real política de equidad social.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes