suscríbete al boletín diario

Editorial

“Es momento de dar, más que pedir”


 Por La Tribuna

“Es momento de dar, más que pedir”.  Una reconocida frase de Alejandra Mustakis, presidenta de la Asociación de Emprendedores de Chile (ASECH) que cobra gran fuerza en estos días, cuando la crisis económica y el desempleo empieza a tocar la puerta, sin distinción, de empresas, grandes conglomerados, emprendimientos, y por cierto, la familia chilena.

Desde que el presidente Sebastián Piñera, anunció el estado de catástrofe para el país, sabíamos que las consecuencias de la pandemia por COVID-19, que azota a todo el mundo (recordemos no es solo en Chile), no serían solo sanitarias o educacionales; sino económicas, y no solo hablamos en el ámbito productivo o del crecimiento del país, sino de la economía social, de aquella que seguramente va aumentar los índices de pobreza y mermaran ciertas condiciones de “vida”, hoy alcanzados de forma dispar por algunos grupos de la ciudadanía.

Pese a ello, y privilegiando al salud y vida de las personas, se adoptaron una serie de medidas que buscan resguardar a la población, medidas que –a la fecha- van bien encaminadas, ya que los índices de contagios no se sobreexplotan, y los sistemas de salud, resisten.  No obstante, el desempleo crece, los índices económicos se resienten y las empresas, ven mermadas sus ganancias; las más pequeñas su estabilidad para continuar. 

Ante esto, y como una forma de salvaguardar también esta economía social, el Estado ha implementado un plan de acción de apoyo a las pymes (quienes más empleo dan en Chile), en conjunto con la banca privada, que daría garantías de subsistencia.  Sabemos que son créditos que se deben pagar, y no es un regalo.  Pero es un camino. 

También, se ha insistido en la inyección de recursos de las propias empresas, aquellas cuyas ganancias no se han visto desniveladas al nivel de la quiebra, para sostener el empleo, sabemos que es difícil, pero es otro camino.

El esfuerzo debe ser conjunto, no solo de Estado, o de la voluntad del trabajador de acogerse o no a ciertas políticas laborales; sino también, de quienes tienen más espaldas y patrimonio, en post de quienes no lo tienen.

Esta pandemia la vencemos entre todos y todas, es un discurso que versa fuerte a nivel sanitario.  Es de esperar, que lo sea también, a nivel económico, ya que compartir ciertos privilegios no solo es una medida necesaria, sino una acción justa y de sobrevivencia. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes