suscríbete al boletín diario

Editorial

Información y liderazgo


 Por La Tribuna

En tiempos de crisis como la que vivimos en la actualidad por la pandemia del coronavirus, la información tiene un valor incalculable. Es que cuando campea la incertidumbre, en momentos en que cunde desconcierto e incluso, reina el inmovilismo, contar con información efectiva y oportuna es – sin duda – la mejor manera despejar dudas y definir los mejores cursos de acción.

Es una manera de abrir un camino donde no lo hay, es una forma de construir certezas en medio del desasosiego, de proporcionar certidumbre donde antes solo imperaban las dudas, de ser – al fin y al cabo – una suerte de un haz de claridad en los momentos más oscuros y aciagos.

Un ejemplo es lo que sucede con el gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, que debe lidiar con la región en Estados Unidos más castigada por el brutal avance del coronavirus. En medio de la conmoción de su población, la entrega de información oportuna y precisa, unido a un discurso claro, sin ambages ni florituras, ha permitido transmitir un mínimo de certezas indispensables en medio de un océano de seguridad. No ha dejado de decir lo que se debe decir pero transmite seguridad y, sin ser experto en temas médicos, explicita lo que necesitan para capear las semanas venideras. No alardea y reconoce sus limitaciones, como lo sela un artículo del diario El País, de España. “’Lo más importante en la vida es saber lo que no sabes, y yo no sé de medicina, así que le doy la palabra al doctor’, decía el miércoles, ante una pregunta técnica. Es una de las autoridades públicas que más han criticado la respuesta federal a la crisis, por lenta e inadecuada, pero reconoce también los aciertos y ha logrado que Trump y su Administración le respeten y, lo que es más importante, le escuchen”, destaca la publicación.

Se ha convertido en un necesario líder en tiempos de crisis que – con la información como principal instrumento – habla directo al corazón de sus habitantes y, por extensión, a un país necesitado de certezas.

Un dato: sus intervenciones han hecho que las conferencias de prensa del Presidente Donald Trump deban ajustarse a los horarios de Cuomo, que suele hablar a media mañana, todos los días, con amplia cobertura de las más importantes cadenas de televisión. A tal punto llegan sus palabras que, incluso, su nombre ha sido catapultado como una carta para la primera magistratura en un año marcado por las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

Aterrizado a la realidad local, es el rol que han adoptado los alcaldes de la provincia de Biobío, emulando lo que se observa también en jefes comunales como el de Puente Alto, Germán Codina, y otros que han alzado la voz para transmitir la urgencia en la toma de decisiones.

Es que en medio de esta emergencia sanitaria con precedentes demasiado lejanos para siquiera ser analizados en la perspectiva actual (fines del siglo XIX), los jefes comunales han debido usar los medios a su disposición – generalmente las redes sociales – para informar sobre las acciones y medidas de prevención, para divulgar los pasos a seguir hacia adelante en los distintos ámbitos de la actividad, para recalcar en las medidas preventivas.

Pero también para llevar un poco de certidumbre a sus comunidades, para llevar un poco de serenidad en medio de la conmoción. Incluso, pese a vivir contextos y realidades diferentes, han tenido una voz unánime en exigir a las autoridades de Gobierno que no dilaten más la determinación de aplicar cuarentena obligatoria como una forma de frenar el avance de los afectados.

Es más, cuando las cifras entregadas por la autoridad del nivel regional reflejan datos de contagiados – incluso, a veces desactualizados o incorrectos-, han sido los alcaldes los que han divulgado los casos que van surgiendo en sus territorios, no para atemorizar a sus habitantes, sino para hacerles ver que los contactos cercanos deben guardar cuarentena y así evitar la propagación del virus.

Fueron estos mismos ediles los que, hace justo dos semanas, presionaron a las autoridades de Gobierno para suspender las clases, como una forma de evitar que la enfermedad se multiplicara mucho más, los mismos que vienen hace mucho tiempo por la aplicación de medidas más enérgicas antes que sea demasiado tarde.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes