martes 21 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Feriado legislativo, todos debemos cooperar


 Por La Tribuna

El llamado Feriado Legislativo es el momento del año en que los parlamentarios se toman sus vacaciones. En este tiempo no trabajan y les corresponde el descanso.
Los parlamentarios han gozado de este periodo desde que volvió a funcionar el Congreso en el retorno a la democracia. Pasados los años, la molestia de los chilenos se hizo grande no solo por este tema, sino también por sus sueldos y porque se fueron alejando de los ciudadanos.
Hoy estamos ante un momento complicado en la historia cívica y política de nuestro país. Los ánimos de los chilenos no están para soportar un mes de vacaciones de los congresistas, menos cuando se les ha apuntado como uno de los responsables directos de las desigualdades en Chile (séanlo o no, fueron apuntados y pidieron disculpas).
En paralelo, la ausencia en actividades públicas, luego de que pidiera vacaciones dos días, del Presidente de la República, también ha generado la molestia en la ciudadanía. Dónde estuvo el mandatario el jueves y el viernes, seguimos sin saberlo.
Se esperaba que apareciera en la presentación de la campaña del MOP “Chile se está secando”, que se realizó en La Moneda, pero no.
Una semana ausente de actividades públicas, en medio de las encuestas que siguen mostrando desaprobaciones históricas a su gestión.
Si algo ha quedado claro en los periodistas que hemos cubierto en la calles las manifestaciones sociales es que el descontento de los chilenos con la clase gobernante (Poder Ejecutivo y Legislativo) es gigante, pero parece que a ellos no les quedó claro ese reclamo, y mientras el Presidente no está, los congresistas insisten en un mes de vacaciones.
No es tiempo de descansar. Usted, que lee esta editorial, ¿se imagina un día sin el Diario La Tribuna o un día sin los noticiarios centrales de La Voz de la Provincia? Nosotros no aflojamos y queremos que los políticos tampoco.
Faltan cuatro meses para el Plebiscito Histórico que podría decidir una Constitución Política del Estado nueva, una creada por una comisión mixta o solo por ciudadanos. Si se toman vacaciones, solo quedarán tres, entre ellos marzo, cuando los chilenos se concentran en cosas tan importantes como la educación de los hijos y cuando para muchos parte, realmente, el año.
Solo desde el socialismo se ha escuchado la necesidad urgente de la aprobación de una ley corta que permita el financiamiento legal para comunicar y hacer la propaganda necesaria para el plebiscito.
Uno de los atributos del voto es su característica de estar informado, pero otra vez la educación, en un hito histórico, como es el Proceso Constituyente, está ausente.
Como periodista y miembro del equipo de prensa de Diario La Tribuna y Radio San Cristóbal, soy testigo de los procesos educativos que prometemos cumplir a la hora de ejercer nuestra profesión, pero no solo es un tema nuestro: educar es un tema de Estado y para eso hay que estar y los chilenos queremos verlos en eso.
¿Un Presidente puede desaparecer de la arena pública en medio de una crisis, por más que esté trabajando en algún lugar del planeta? Yo creo que no corresponde.
¿Los parlamentarios pueden estar exigiendo sus vacaciones completas cuando urge legislar para terminar con la crisis social? Yo creo que no.
Que se entienda, todos tenemos derecho a descansar, pero cuando se puede.
Las leyes dicen que todo trabajador puede hacer uso de su feriado legal en acuerdo con su empleador, y me vuelvo a preguntar: ¿Acaso no es el soberano (es decir los chilenos) el empleador del Presidente y de los parlamentarios? Y mi respuesta es sí, es la Nación que cede su soberanía. En conclusión, y bajo esa lógica, deberían entender que el pueblo, al que pidieron disculpas días después del estallido social, los necesita solucionando las demandas, no de vacaciones.
Ya habrá tiempo para los descansos correspondientes, mientras tanto, solo les puedo pedir que no aflojen. Estamos en un momento delicado y no creo, después de la cena masiva en Plaza Italia o Plaza de la Dignidad, que Chile este durmiendo.
Los chilenos hablaron, ahora les toca a ustedes día tras día.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes