suscríbete al boletín diario

Editorial

Aprueba o rechaza


 Por La Tribuna

Ya es una realidad. Finalmente se promulgó el decreto de ley que llama a un plebiscito nacional para votar por una nueva Constitución el próximo 26 de abril. Después de las idas y venidas, de acuerdos gestados y acuerdos rotos, se fijó la fecha para aprobar o rechazar la creación de una nueva Carta Fundamental y para elegir las características de la comisión que llevará a cabo esa tarea, si es que es aprobada.

Una elección es el ejercicio máximo de la democracia: El gobierno escucha y obedece lo que los votantes tienen que decir. La decisión soberana de quienes concurren a las urnas es acatada y establece planes de acción para quienes lideran. Una Constitución, por su parte, es la pieza fundamental de la democracia, el documento que cristaliza las bases democráticas del país y que rige a todo el resto de las leyes que a partir de esta se promulgan.

Antes de esta promulgación, incluso con la consulta ciudadana que realizaron los alcaldes, surgieron voces que consideran el plebiscito o la sola pregunta por una nueva Constitución como innecesaria. Esa opción, claro está, también se incluye en las que el elector o electora tendrá a su disposición en abril de 2020. Es decir, si alguien considera que no es buena opción y desea rechazar el proceso constituyente, pues bien, lo que debe hacer es ir a votar y marcar esa opción.

El llamado es, entonces, a ejercer la soberanía de la voluntad popular y concurrir a votar. Antes de eso, informarse y formarse una opinión para, con convicción, elegir lo que parece mejor para el país. Si aprueba o rechaza son las dos opciones dentro un ejercicio democrático que la ciudadanía debe hacer con responsabilidad e información. Ya no valen las descalificaciones al proceso, ahora es tiempo de votar.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes