viernes 22 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

¿Y ahora quién podrá defendernos?


 Por La Tribuna

Mucho se ha reportado en diario La Tribuna sobre la especie de conflicto que existe entre la alcaldía de Los Ángeles y la gobernación de la provincia. Hoy, cuando el gobernador se encuentra en terreno visitando las comunas y revisando lo que han dejado más de dos semanas de protestas, en las oficinas del frente de la Plaza de Armas se preguntan por qué no han pedido reunirse con el alcalde de la comuna más grande de la provincia. Al frente, en el edificio de la gobernación, no entienden la reacción del edil angelino tras la cancelación de la Copa América de Futsal. Y así, los desencuentros suman y siguen. Los puentes se encuentran absolutamente cortados entre dos oficinas que, casualmente, están a metros de distancia.

Con el intendente la relación no es mejor. En la edición de ayer, el alcalde Esteban Krause denunció que hace más de siete días trató de ubicarlo para contarle lo que pasaba en la comuna pero éste nunca le devolvió la llamada.

Más allá de los problemas que puedan existir entre los involucrados, todos han repetido hasta el cansancio que su interés es velar por un mejor presente y futuro para los habitantes de la provincia y la región. Hay que recordarles, entonces, que las actuales protestas y demandas ciudadanas están removiendo los cimientos y las prioridades del gobierno. Cuando lleguen a un estado de calma, si es que eso ocurre, se reformularán varios presupuestos y prioridades del gobierno central. Con seguridad se recortará dinero en algunos programas para pasarlos a otros de mayor relevancia. En ese escenario, ¿cómo podrá luchar Los Ángeles por una parte de esa torta si no hay puentes con la Gobernación ni la Intendencia? ¿Quién peleará recursos frescos, siempre limitados, para realizar proyectos en la comuna? En otras palabras, ¿quién podrá defendernos?

Cabe recordar, además, que hace un mes está vacante el puesto de subsecretario de Desarrollo Regional. Así, sin organización ni diálogo es poco lo que se puede esperar para cuando venga el después de las manifestaciones y haya que actuar.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes