lunes 19 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

El patrimonio en la memoria colectiva


 Por Marcela Vidal

Por Marcela Vidal Rebolledo

El patrimonio natural e histórico siempre ha sido una preocupación para una provincia cargada de recuerdos y memoria como es el Biobío, donde se han marcado diferentes hitos que llaman a conocer cada día un poco más, la historia de nuestros antepasados, para  mantener en lo alto todo aquello que la hace única.

Debido a esto, diariamente el entorno clama por ser resguardado por la sociedad, sobre todo cuando se trata de catorce comunas que lo componen. Donde además se guardan en cada uno de sus recovecos diversas historias sociales, personales y familiares, que no dejan indiferente a nadie y otros tantos se quieren sumar para formar parte de esa memoria.

Los Saltos del Laja, el patrimonio ferroviario de San Rosendo, San Sebastián en Yumbel, Rere con sus campanas y el fuerte de Nacimiento por nombrar unos pocos, son algunos de los más conocidos, que incluso llaman a generar importantes estudios.

Sin embargo, no hay que dejar de reconocer que la lucha por mantener este cuidado, es un desafío para cada una de las comunas y sus integrantes quienes busca cada día mantener un entorno pleno, donde los avances sepan subsistir de manera unánime con la historia que hasta el día de hoy sabe hacerse valer.

Tarea, que para muchos es deber de los ciudadanos que conforman el entorno y con ello para sus representantes que cada día deben mantener el desafío de lograr conservar este tesoro para los biobenses.

Misión que para muchos también, radica en educar a las nuevas generaciones sobre el valor y sentido que esto deben tener para cada hombre en la sociedad, en un afán de conocer su valor cultural.

En base a este conocimiento que ya parece innato la provincia cada día son más los adherentes que se quieren sumar a esta iniciativa, ejemplo vivo de ello es la perseverancia por mantener la postal histórica de Los Saltos del Laja, que generó la reunión de diversos municipios para velar por un entorno que sin duda es un privilegio regional, compuesto, no tan sólo por una, sino por cuatro caídas de aguas y llegó para ser una misión en conjunto para muchos, más allá del partido político o colores que esto pudiera delimitar.

En este ámbito son muchas las consultas que llegan frente a esta realidad, sobre qué es necesario y qué no, puesto que lleva consigo diferentes consultas, deberes y responsabilidades que son misión de un conjunto de entes públicos, privados y personales.    


  • Compartir:
etiquetas
SAN ROSENDO

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes