lunes 19 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Protección de datos personales


 Por La Tribuna

La popularidad que por estos días tiene la aplicación móvil FaceApp, aquella que permite entre otras cosas simular una fotografía que envejece a las personas que la ocupan, ha puesto de manifiesto el trato de la información privada en que incurre la empresa desarrolladora de la aplicación, Wireless Lab, que en su declaración de términos de uso establece que los usuarios le otorgan a FaceApp una licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin royalties, totalmente pagada y con licencia transferible para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados, distribuir, realizar públicamente y mostrar los contenidos del usuario, y cualquier nombre, nombre de usuario o imagen proporcionada en relación con dicho contenido, en todos los formatos de medios y canales conocidos o que sean desarrollados posteriormente, sin compensación para el usuario. Por supuesto son muy pocos los que leen a qué se están arriesgando al descargar la aplicación a los dispositivos.

En este momento se discute en el Parlamento una reforma a la legislación de protección de datos, que en Chile data de 1999, una época en la que no existían los dispositivos y la tecnología actual. La última propuesta se realizó en 2017 durante el segundo Gobierno de Michelle Bachelet. La discusión, según cuentan los cercanos, ha pasado por la definición de datos sensibles y cuál será la institución a cargo de su protección. En el primer ámbito, temas como los hábitos de consumo o la regulación de los motores de búsqueda están siendo discutidos para ver si entran dentro del paraguas de la información sensible. En el segundo punto, en tanto, las propuestas son dos: crear una nueva institución independiente o dejarle al Consejo de la Transparencia la responsabilidad de hacerlo. Mientras la experiencia internacional está más cerca de lo primero, no es mal visto tampoco que el mismo organismo que se preocupa de garantizar el acceso a los datos sea el que proteja los que no deben entregarse. El senador Felipe Harboe ha dicho que los derechos que se protegen son distintos y deberían ser instituciones separadas, por ejemplo.

Como sea, es necesario levantar el interés por este tema y contar con una ciudadanía activa que participe en la protección de sus datos, no entregándolos por cualquier cosa ni a cualquier institución.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes