lunes 23 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Fuerzas Armadas y combate a las drogas


 Por La Tribuna

Sorprendió el anuncio del Presidente Sebastián Piñera de enviar a las Fuerzas Armadas a combatir el tráfico de drogas a las fronteras del país. En especial, a la frontera norte, donde las vías irregulares de ingreso son ocupadas para llevar los cargamentos de drogas.

Sorprende primero porque no está claro qué ha pasado con el combate al tráfico en la puerta norte, si es que ha sucedido algo fuera de lo común. No se han anunciado cifras como para interpretar que es necesario el apoyo a las fuerzas especializadas que ya tienen Carabineros y la PDI en ese objetivo. Tampoco ha sucedido un hecho puntual grave que haga reaccionar al Gobierno, como habitualmente sucede con las leyes que se impulsan después de determinado suceso. Si esas cifras o hechos existen, deberían conocerse cuánto antes. ¿Son nuestras fronteras permeables? ¿Se transformó Chile en un país de drogas? Son todas consultas que quedan sin respuesta todavía.   

También sorprende en un ámbito que toca casi a la constitucionalidad de la medida. En su definición, en el artículo 101, las Fuerzas Armadas existen para la defensa de la patria y son esenciales para la seguridad nacional. En el mismo número se explicita que las fuerzas de orden existen para dar eficacia al derecho, garantizar el orden público y la seguridad pública interior, en la forma que lo determinen sus respectivas leyes orgánicas. Es decir, el combate a la droga, una contravención al derecho, le corresponde a Carabineros y la PDI. ¿Se reformulará la Constitución? ¿Se rearticulará el estatuto de las Fuerzas Armadas?

Las Fuerzas Armadas, además, están entrenadas con otro fin. Si quieren aplicarse para el combate con el narcotráfico, deben reenfocar su entrenamiento. En el crimen moderno no se necesita solamente el uso de fuerza o grandes armas, como parece ser la finalidad de esta medida, sino inteligencia, análisis, combate silencioso para llegar al evento específico de la redada. Si es para combatir el narcotráfico y la posibilidad de las drogas lleguen a los jóvenes del país, prevenir el ingreso surge como una medida más en torno a un plan mayor, que debe ser impulsado con más fuerza. Allí la educación y la prevención son la clave. Pero parece que las elegidas son las medidas que más impacto alcanzan en la población.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes