miércoles 17 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Información confiable para la toma de decisiones


 Por Claudia Fuentes

El pasado jueves una serie de informaciones por redes sociales alertaban a la comunidad del riesgo de inundación.  Se dijo que debido a las intensas y continuas precipitaciones, los embalses Pangue, Ralco y Angostura estaban en su cota máxima de operación y podrían abrir sus compuertas, provocando la crecida del río Bío Bío y por ende, aunque no se señaló abiertamente, la inminente inundación de los sectores aledaños a la cuenca del principal fluvial de la provincia.  Estas informaciones, que fueron descartadas de inmediato por la Dirección General de Aguas (DGA), causaron temor entre los habitantes de la provincia, principalmente, de las personas que viven en zonas aledañas a la cuenca del río Bío Bío quienes sin duda, recordaron lo ocurrido el 11 de julio del año 2006 cuando la crecida del río, y posterior inundación costó la vida a seis personas dejando además, más de 1400 damnificados.

Hoy según un reporte entregado por la DGA, que ahonda hoy La Tribuna en su reportaje de las páginas 4 y 5, estamos mejor preparados para enfrentar una situación así, aunque las condiciones hidrológicas que gobiernan los flujos de los Ríos siguen siendo son complejas, y los factores que generan crecidas de riesgo no están cuantificados y sistematizados para actuar a tiempo y minimizar sus efectos negativos. Por tanto, numerosas comunidades aledañas a los Ríos se encuentran expuestas a los peligros derivados de sus crecidas.

Es por ello, que es de vital importancia contar con información confiable, que entregue certezas para la toma de decisiones y por cierto, un manejo adecuado de los medios de comunicación.  El peligro es real y lo vimos este fin de semana también en la comuna de Cabrero, donde la crecida de los cauces afectó a unas 1500 personas, principalmente, en el sector de Monteáguila sin víctimas que lamentar. 

Así como Chile es un país de sismos, Biobío es una provincia propensa a inundaciones.

Lo relevante a saber, es que hoy la región del Biobío cuenta con un sistema que permite una respuesta y preparación frente a estos eventos extremos, puesto que la Dirección General de Aguas, actualmente posee una red de monitoreo de crecidas distribuida en la Región, cubriendo sus principales cauces tales como: Río Biobío, Río Laja y otros. Su objetivo central consiste en dar aviso oportuno ante crecidas en las distintas comunas involucradas a través de la ONEMI como son; Hualqui, Chiguayante, San Pedro de la Paz, Concepción, Nacimiento, etc., así como también el Sector La Suerte y Mesamávida, entre otros, no cubriendo eso sí a cabalidad los sectores objeto se inundaciones.

En este marco, la DGA ha trabajado durante los últimos años en conjunto con el Gobierno Regional para la mejora de la Red Fluviométrica operada por este Servicio, permitiendo el rastreo de las crecidas y proporcionar información temprana y real. 

Es complejo adelantarse a los embates de la madre naturaleza, quedó más que claro con el último tornado, pero hay que aprender de los errores y trabajar para mejorar los sistemas de alerta. 


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes