suscríbete al boletín diario

Editorial

La municipalidad que nos merecemos

En las últimas jornadas hemos sido testigos de acciones externas e internas que dan cuenta de denuncias frente a hechos que posiblemente son constitutivos de delitos realizados en la capital de la provincia de Biobío.


 Por La Tribuna

20-03-2019_19-39-171__1.jpg

En las últimas jornadas hemos sido testigos de acciones externas e internas que dan cuenta de denuncias frente a hechos que posiblemente son constitutivos de delitos realizados en la capital de la provincia de Biobío.

Solicitudes de investigar a la Contraloría General de la República y a la Fiscalía son los temas que han marcado la tónica de los últimos días en Los Ángeles.

Ambas situaciones de denuncia fueron lideradas por autoridades, quienes decidieron iniciar procesos concretos para terminar con escenarios turbios que lamentablemente comprometen acciones de funcionarios municipales, empresas de servicios externos y además, evidencian la violación a la probidad de procesos administrativos.

No se trata de alarmar a la comunidad angelina sobre un funcionamiento deficiente o falto de prolijidad del municipio, todo lo contrario, es plausible que una de estas acciones sea encabezada por el propio jefe comunal.

El municipio es un organismo vital para el funcionamiento de la ciudad, por lo tanto debería desempeñarse como un reloj suizo. Así es. Como un instrumento que destacara por la prolijidad de sus procesos, la certeza de sus gestiones y contara con funcionarios de excelencia, es más, que incluso los organismos de trabajo externo sean catalogados como de primer nivel en el resultado de sus tareas.

Para lo anterior, el cuerpo de concejales por ejemplo, posee todas las facultades fiscalizadoras que incluso pueden apoyarse en una plataforma externa como es el portal de transparencia. Es obligación de los ediles, ayudar al municipio a cumplir de la mejor forma su rol, evidenciando si todas sus direcciones y departamentos cumplen correctamente sus funciones.

Este es el municipio que nos merecemos, con funcionarios comprometidos por el servicio público, con profesionales actualizados y ocupados de hacer lo mejor para resolver las necesidades de todos los ciudadanos, sin excepción. Es nuestro derecho tener un organismo así para la ciudad, pero también es nuestro deber aportar para que las autoridades que lideren nuestras instituciones sean las más acertadas para hacerlo. Destacamos hoy la iniciativa del alcalde e instamos a quienes tiene el rol fiscalizador a seguir por esta senda de vigilar los procesos y las gestiones de un organismo, reiteremos, que es el corazón que une a toda una comunidad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes