lee nuestro papel digital

Editorial

Segunda División Profesional: los problemas son pan de cada día

El enredo debido a la denuncia efectuada por Deportes Vallenar se suma a la larga lista de hechos poco profesionales por parte de la ANFP en la Segunda División Profesional.


 Por La Tribuna

20-09-2018_20-14-001__1

Corría el año 2011 y desde el interior de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional comenzó a circular con fuerza la idea de hacer una nueva categoría en el fútbol chileno.

Desde un principio hubo problemas y es que la idea era establecer esta división entre la Primera B y la Tercera A perteneciente a la ANFA, por ende a esta última, no le gustó la idea de tener otra categoría más por encima para poder llegar a la que, en rigor, es la Segunda División.

Tras conversaciones e incluso la intervención de la mismísima Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) se pudo llevar a cabo todo de forma correcta.

Sin embargo, la ANFA puso una condición y era que sus dos primeros lugares obtuvieran un cupo a una liguilla por el ascenso junto a los dos primeros de la Segunda División Profesional.

Iberia participó de dicha liguilla y terminó cayendo por penales ante Deportes Linares.

La polémica estuvo instalada y cada año siempre ocurren hechos similares, sin ir más lejos, el año siguiente, pese a ser campeón, la “azulgrana” debió disputar una serie con el último de la Primera “B”, algo que no gustó en los clubes de la Segunda, considerando que buscaban un ascenso directo, el que recién llegó al tercer campeonato.

A todo ello, se suman dos puntos importantes. El primer tiene relación con la poca visibilidad que le da la ANFP al campeonato y lo poco que toman en cuenta el certamen, considerando que, por ejemplo, el inicio de los certámenes siempre son en conjunto para la Primera A y B y luego de varias semanas dan a conocer el fixture de la Segunda División Profesional.

El segundo punto, tiene también que ver con la parte administrativa y es que constantemente hubo inconvenientes por la cuantiosa cuota de inscripción que dejaba con serios problemas económicos a los equipos que subían a la que en rigor es la segunda categoría del balompié nacional.

El enredo debido a la denuncia efectuada por Deportes Vallenar se suma a la larga lista de hechos poco profesionales por parte de la ANFP en la Segunda División Profesional y es que si bien, un equipo puede hacer las denuncias que estime necesarias, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional terminó por paralizar los partidos hasta fin de mes en una actitud que podría repetirse si se confirma la estadía del elenco nortino en la liguilla por el ascenso, esto, debido a que habrá que programar otro fixture.

Por lo mismo, el problema afecta la planificación del cuerpo técnico, algo que ya había sucedido al inicio del certamen, que en su comienzo debutaría el marzo y lo terminó haciendo en abril.

Lo cierto es que los problemas en esta división ya son pan de cada día, pero Iberia deberá sortearlos para poder volver a la elite del fútbol chileno, aquella que tanto se disfrutó en la temporada pasada y que hoy cada vez se ve más cercana.  

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes