lee nuestro papel digital

Editorial

La responsabilidad empieza por uno

El problema que surge pasa a ser de otra índole y es que, pese a que se hacen campañas informativas y se comunica de distintas formas lo que no se debe hacer en caso de conducir, año a año continúan ocurriendo muertes por hechos que podrían ser totalmente evitables.


 Por La Tribuna

19-09-2018_20-24-341__1

Sin lugar a dudas que los fines de semana largos para muchos son sinónimos de relajo, tranquilidad y sobre todo descanso, y más cuando las Fiestas Patrias llaman a celebrar un nuevo aniversario de la Primera Junta Nacional de Gobierno.

Para muchos, este “18” fue largo, cinco días de celebración o incluso para otros aún no termina y se tomaron la semana completa libre.

Lo cierto es que la oportunidad de tranquilidad para celebrar en familia estuvo.

Mientras unos quisieron quedarse en la provincia de Biobío, otros optaron por salir.

Y es aquí donde gran parte de los esfuerzos de las autoridades se ponía: los accidentes de tránsito.

Desde inicios de septiembre que constantemente Carabineros realizó campañas para evitar estos hechos.

Constantemente y casi a diario repartían volantes, realizaban charlas para que durante esta festividad no ocurran accidentes y menos muertes que lamentar.

El problema que surge pasa a ser de otra índole y es que, pese a que se hacen campañas informativas y se comunica de distintas formas lo que no se debe hacer en caso de conducir, año a año continúan ocurriendo muertes por hechos que podrían ser totalmente evitables.

Conductores que se quedan dormidos al volante, o que manejan en estado de ebriedad son casos que desgraciadamente aun no pueden ser erradicados a nivel país.

Los accidentes en el tránsito durante estas fiestas han disminuido en un 7% con un total de 37 siniestros comparativo al año 2017, donde se gestaron 44 casos, pero del mismo modo se hizo presente que en lo que va de estas Fiestas Patrias 2018 se registran 2 fallecidos, uno más que el año 2017.

Pese a las cifras, queda claro que el problema no parte de las autoridades y es que más allá de lo que se haga a novel de concientizar a quienes manejan, finalmente son los propios conductores quienes tienen la última palabra.

Por lo mismo, la seguridad parte por uno mismo.

Las campañas no tendrían mayor sentido si es que a quienes están dirigidas las tomaran en cuenta a la hora de conducir y fueran lo suficientemente precavidos para evitar nuevas muertes.

Lo cierto es que pese a que de alguna u otra forma las cifras mejoraron, siempre habrá un punto evitable en este tipo de hechos.

Si bien, la responsabilidad no está en las autoridades, sino en quienes conducen los vehículos, aún hay mucha tarea por delante.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes