lee nuestro papel digital

Editorial

Una movilización escolar y la importancia del diálogo

 Este hecho, le abre una gran oportunidad tanto a los sostenedores como a las autoridades del colegio. La movilización, mostró un punto débil que sin lugar a dudas se puede fortalecer. Un cambio de actitud que propicie el bienestar de todos y una perfecta sociabilización de los temas que pueden resultar difíciles, les contribuirá a seguir mejorando cada día.


 Por La Tribuna

05-09-2018_20-16-561__1

Muchas veces nos entrampamos en situaciones que crecen como una bola de nieve por la incapacidad de comunicarnos correctamente. ¿Cuántas protestas, paros, movilizaciones e incluso guerras se habrían evitado si las partes en debate hubieran actuado con mayor empatía y disposición?

No nos olvidemos que nuestro país, se quebró precisamente por este problema y a 45 años, seguimos con una población dividida entre quienes apoyan al Presidente Allende y quienes apoyan al General Pinochet. La herida se clavó y tendrán que pasar muchos años antes de que la historia cambie.

A nivel social, los políticos, los movimientos y tantas organizaciones, también sufren de esto. A veces por la utilización política que se le da, pero también debido a la nula intención de buscar consensos.

Cuando alguien exige a otro una acción, lo que nos hemos acostumbrado es a esperar una respuesta de “o todo o nada”. Y el mundo no es así.

Esta semana, un grupo de estudiantes de un colegio de Los Ángeles, se movilizó por las acciones que considera injustas al interior del establecimiento. Si bien las decisiones administrativas no son parte de sus derechos, había una sensación de injusticia en la salida de un docente, que reventó, precisamente por fallar los canales de comunicación.

El recinto educativo en cuestión, muchas veces se ha caracterizado por el buen nivel educativo de su comunidad, por las actividades que realiza e incluso en este mismo diario, han querido plasmar su formación del pensamiento crítico en nuestra sección de “Cartas al Director”, lo que es absolutamente positivo.

Este hecho, le abre una gran oportunidad tanto a los sostenedores como a las autoridades del colegio. La movilización, mostró un punto débil que sin lugar a dudas se puede fortalecer. Un cambio de actitud que propicie el bienestar de todos y una perfecta sociabilización de los temas que pueden resultar difíciles, les contribuirá a seguir mejorando cada día.

El colegio es libre de aplicar el reglamento escolar, sin embargo, una acción más educativa todavía, sería abordar la situación poniendo énfasis en formar de buena manera a los alumnos, incluso a los más problemáticos. De hecho en estos últimos se demuestra la verdadera vocación docente que sin lugar a dudas existe ahí.

Como diario, siempre estaremos llanos a comunicar, es nuestra misión y más aun a exhibir las buenas noticias que haya que contar, pero también relatar los hechos en donde se crea conflicto, ya que con ello, también se aporta a buscar mejores soluciones.

 

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes