martes 10 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Cuidemos la educación y respetemos al cuerpo docente

Hoy se ha luchado intensamente y de manera transversal a nivel gubernamental para que los profesores vuelvan a ocupar el lugar honorable que les corresponde por ser formadores del mañana, sin embargo, situaciones como esta echan por tierra aquellos esfuerzos.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

29-08-2018_20-00-041__1

Meses sin sueldo. Esa es la realidad que presenta el Liceo Agrícola San Lorencito de la comuna de Quilleco en la noticia dada a conocer ayer por Diario La Tribuna. Una situación que pareciera no importarle a nadie, pero que reviste una gravedad importante. Se trata de un cuerpo docente, encargado de formar a las generaciones futuras de la comuna.

No sólo se están vulnerando los derechos laborales, sino que se está perjudicando uno de los aspectos más importantes de la sociedad: la educación y la familia.

¿Se imagina usted vivir sin sueldo?

Tal como relató la nota de la periodista Leyla Bascur, el Liceo Técnico Agrícola San Lorencito está ubicado en Población del mismo nombre en el sector nororiente de la comuna de 

Quilleco y fue creado en el año 1998, siendo la sostenedora la Sociedad Educacional Barta de Ariel Fernández.

Se trata de 165 alumnos, distribuidos en 14 cursos que hoy también son víctimas de esta negligencia administrativa del recinto educacional.

Varios de estos profesores han migrado a otros colegios ante la necesidad de tener dinero para alimentar a sus familias. Ellos no están pidiendo nada extraño ni irracional, sólo lo que les corresponde y, ante esto, sorprende la liviandad con la cual las autoridades han abordado este tema, ya que sólo gracias a la nota de prensa se pudo evidenciar la situación, la que no tiene aún ninguna solución.

Como ahora es un tema que está en la opinión pública, queremos invitar al sostenedor a explicar por qué se generó este inconveniente y qué medidas va a adoptar para devolverle los dineros y la dignidad a su personal.

Hoy se ha luchado intensamente y de manera transversal a nivel gubernamental para que los profesores vuelvan a ocupar el lugar honorable que les corresponde por ser formadores del mañana, sin embargo, situaciones como esta echan por tierra aquellos esfuerzos y no hacen más que generar disgusto y frustración.

Al no ser un establecimiento público ¿corresponde que las autoridades de Educación se inmiscuyan? Por supuesto que sí, ya que uno de los desechos fundamentales de los niños es la educación y esta situación administrativa, quiéranlo o no, les afecta de varias maneras. Así como se intervienen muchas veces las universidades, quizás se podría evaluar la forma de controlar el problema de alguna manera más intensa, dentro de lo que la ley permite.

Lo más probable es que, si la situación continúa, el colegio esté enfrentando una crisis económica severa y el destino de los trabajadores y alumnos esté en la más completa incertidumbre. Manos a la obra.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes