sábado 07 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Vamos mal y la luna de miel se acabó

El fin de semana se cumplieron 5 meses desde que llegaron las nuevas autoridades. En nuestra provincia no se habla de progreso ni de desarrollo. No se materializan nuevos proyectos y hay un evidente estancamiento. Esto se repite a nivel nacional. Si el Gobierno no maneja bien su gestión, nuevamente será debut y despedida.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

12-08-2018_19-47-571__1

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, tuvo que batir un record de cambio de gabinete ante los reiterados errores mediáticos de sus secretarios de Estado que derrumbaron las encuestas de popularidad. Si bien todos los mandatarios aseguran que no viven de las encuestas, la verdad no es tan así y todos lo saben.

En la provincia de Biobío también se ha percibido aquel desorden. No nos olvidemos que el Mandatario nombró a Cristian Fuentes como gobernador, hasta que la senadora Van Rysselberghe lo bajó. Posteriormente, llega María Teresa Browne asegurando que apoyará al Gobierno hasta que el Presidente lo diga. Sin embargo, por asuntos personales abandona el barco a un par de semanas de su asunción y hoy llega el hijo del alcalde de Laja, Ignacio Fica, a intentar dar estabilidad a la administración provincial, teniendo una triple misión: otorgar un orden al Gobierno en la zona, demostrar que no sólo llegó al cargo por ser hijo de un político y, en tercer lugar, romper con los prejuicios de quienes creen que los jóvenes no pueden estar en cargos públicos. Ahí veremos si está a la altura o no.

Tal como se ha indicado en la opinión pública, la “luna de miel se acabó” y el Gobierno debe tener la capacidad de hacer bien el trabajo para no defraudar a quienes le dieron la confianza para liderar el país.

Para que aquello ocurra, deben administrar el país de cara a la ciudadanía, en terreno, conociendo la realidad y los problemas que se viven no sólo en las ciudades centrales, sino en cada rincón de este territorio. Algo positivo es que Sebastián Piñera haya visitado Alto Biobío, pero nos gustaría -¿por qué no?– verlo conociendo las necesidades de Negrete, Mulchén, Nacimiento, Cabrero, Tucapel, Quilaco o tantas otras comunas víctimas de escasos presupuestos a las cuales la variable “rentabilidad electoral” también las afecta al asignar recursos.

El fin de semana se cumplieron 5 meses desde que llegaron las nuevas autoridades. En nuestra provincia no se habla de progreso ni de desarrollo, no se materializan nuevos proyectos y hay un evidente estancamiento. Esto se repite a nivel nacional. Si el Gobierno no maneja bien su gestión, nuevamente será debut y despedida.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes