miércoles 16 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Los tristes años dorados

Marcela Vidal Rebolledo, periodista Diario La Tribuna.


 Por LESLIA JORQUERA

03-08-2018_21-00-301__marcelavidal

Esta semana una noticia estremeció la palestra nacional, en cuanto a la realidad que viven los adultos mayores, luego que  por segunda vez en el año, personas, por diferentes circunstancias decidieron atentar contra su vida en causas que aún no logran ser determinadas.

Con esta situación, semejantes historias han quedado al descubierto, puesto que por lo que se ha dado a conocer en diferentes medios, hay un alto índice de personas mayores que actualmente se enfrentan con enfermedades complicadas, vivir en precariedad, colapso de deudas, soledad y abandono que cargan una realidad social, marcada por la desigualdad, que para muchos de ellos es un pesar diario.

En este contexto de dificultades socioeconómicas muy notorias, diferentes al concepto de muchos programas que hoy se fomentan a nivel nacional basados en los años dorados, esta realidad se contrapone rotundamente con lo que queremos alcanzar como sociedad.

Sin embargo, para muchos esta realidad no es indiferente, puesto que más de uno de nosotros como colectividad conocemos el caso de personas mayores que sufren por ser víctimas de un sistema poco favorable.

Donde la precariedad económica es persistente, debido a las bajas pensiones, limitados en lugares de distracción, carente de programas de apoyo y sobre todo marcada por la soledad, son algunas de las realidades que sin duda aquejan a un importante rango etario de personas.

Todo esto ha desembocado en un fenómeno de actos por parte de personas mayores, cansados de su realidad, quienes deciden por sus medios entregarse muchas veces a profundas depresiones, cansados de estar en un sistema repleto de lamentos y enfermedades mentales que en numerosos estudios nacionales, revelan que 10 adultos entre 100 sufren de esta enfermedad y en casos extremos deciden hasta atentar contra su vida por lo complejo de sus situaciones.

Mucho se ha dicho de proyecto y de la necesidad de dar más vida a los mejores años de las personas, aquellos que se viven después de hacerlo hecho todo. Enfrentar la juventud, criar hijos y vivir al alero de un trabajo que se realiza hasta no poder más, donde las personas se retiran para dejar el esfuerzo de lado y disfrutar los siguientes años.

Sin embargo la realidad es muy diferente, puesto que según revelan las mismas estadísticas de estudios nacionales, en nuestro país, los adultos mayores viven la complejidad de no poder realizar muchas acciones por la realidad que atraviesan en sus últimos años de vida.

Este hecho en ocasiones, para ellos muchas veces llega marcados por la falta de una ocupación, es decir sentirse inútiles y con la sensación de sentirse una carga para sus familiares más jóvenes, por lo que muchos se aíslan en centros de cuidado donde termina en enfermedades que terminan con la idea de un descanso placentero.

Efectivamente este es un tema que nos debe preocupar como sociedad que corresponde a las generaciones más jóvenes, quienes deben identificar el grito silencioso de sus personas mayores, quienes únicamente buscan terminar sus sueños con derecho y dignidad.  

Sin embargo, esto es un importante llamado de atención para la sociedad en general que apela a la interrogante: ¿seguiremos haciendo oídos sordos a la realidad nacional de un país que va envejeciendo y para donde vamos todos?

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes