jueves 23 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Venezuela un país hermoso sumergido en el olvido

Mary Rivas Marinilli, periodista Diario La Tribuna,  venezolana.


 Por LESLIA JORQUERA

20-04-2018_20-55-541__maryrivas

Mucho se ha hablado de lo que sucede en Venezuela. Si bien es cierto, es una nación fastuosa llena de llanos, playas, cordilleras y médanos es una patria sumergida en el olvido.

 

Caminar por las calles sin sentir algo de lástima por las deterioradas vías y sus esquinas acumuladas de basura sólo será un abreboca de la destrucción masiva en la que el actual gobierno la ha llevado.

 

Hacer cola para comprar productos regulados (harina, pan, arroz, pasta, mantequilla, aceite), un día antes de la apertura del establecimiento, además de adquirir únicamente lo que llegue para ese momento no lo que necesites para tu alimentación diaria.

 

Si llegamos a las escuelas, podemos observar la poca asistencia de alumnos ya que no cuenta con alimentos para consumir durante su jornada. En cuanto a los profesionales de la educación, ya quedan muy pocos, porque la gran mayoría se ha ido en busca de una mejor vida.

 

En mi patria “los chamos” o “los cabros” como le dicen los padres a sus hijos aquí en Chile, salen a las calles a trabajar desde muy pequeños ya que jugar o practicar un deporte no sería una opción primordial. La salud es sumamente costosa, ya que las medicinas las debemos adquirir en países vecinos. Aun así, sigo pensando en lo bella que es y lo difícil que es salir de ahí.

 

Mi gente sonríe siempre a pesar de lo mal que la están pasando, el decir buenos días, buenas noches, permiso o disculpe siempre se mantendrá en nuestro vocabulario pese a lo lejos que podemos estar.

 

Cuando emigramos nos preguntan si es verdad que la situación está tan mal como lo dicen las noticias y yo le respondo: ¡No!, están peores. Al llegar a los días feriados o fechas importantes, el corazón nos late fuertemente al recordar los abrazos de mi madre, las caricias de mi padre, las peleas con mis hermanos y los chismes con mis cuñadas o amigas. Todos los que nos alejamos pasamos por algo similar y lo cumbre es que nadie hace nada por ayudarnos.

 

Por eso menciono que mi Venezuela es un país olvidado, años han pasado y la situación empeora. Los alimentos se elevan más de diez veces al sueldo mínimo, la ropa y el calzado han dejado de ser prioridad para los hogares ya que pueden pasar hasta tres años para poder comprar algo usado en buen estado.

 

Pero no todo es malo, la gasolina es económica, sin embargo, los altos precios de los repuestos dejan en veremos la adquisición de un vehículo. Así las cosas, como todo venezolano de buena actitud, siempre le buscamos el lado bueno a la situación para trabajar por ella.

 

Aun nos mantenemos en la espera de ayuda internacional para salir de esa mala racha, sin perder la fe y con muchas ganas de que un día mi Venezuela vuelva a ser la misma.

 

Hoy, como muchos venezolanos, ejerzo mi carrera profesional desde un hermoso país, dueño de tradiciones democráticas y republicanas que son un ejemplo para todo el mundo.

 

Quizás tengo la posibilidad que me otorga este medio de contarles parte de mi historia.

 

Tienen una provincia maravillosa y espero contribuir como muchos extranjeros que hemos llegado, al porvenir, al bien común y al desarrollo de este lugar.

 

Chile tampoco es como me lo pintaban, es mejor.

 

Mary Rivas Marinilli, periodista Diario La Tribuna,  

venezolana.

 

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes