domingo 18 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Masacre en Estados Unidos

Dieron la vuelta al mundo las imágenes de jóvenes estudiantes atemorizados, con manos en alto saliendo en fila siguiendo las instrucciones de los policías con fusiles y chalecos antibalas.


 Por LESLIA JORQUERA

15-02-2018_20-25-491__1editorial.gif

Una vez más llegan noticias desde el extremo norte del continente en donde un desquiciado abre fuego en contra de la ciudadanía, lamentablemente ya son bastantes los ataques que se dan precisamente en los colegios.

Faltaban minutos para que terminara el último turno de clase en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Florida en Estados Unidos, cuando la alarma de incendio comenzó a sonar. En medio de la confusión, empezaron a escucharse disparos. Algunos pensaron que eran fuegos artificiales, pero se trataba de la presencia de un desquiciado ex alumno, Nikolas Cruz de 19 años, quien armado con un fusil de asalto del tipo AR-15 y muchísima munición terminó matando a 17 personas y dejó decenas de heridos.

Lo que ya llaman "La masacre de San Valentín" es el décimo octavo tiroteo en una escuela de EE.UU. en lo que va de año y el sexto que ha dejado estudiantes muertos o heridos.

También es el segundo en víctimas fatales desde el tiroteo de la secundaria Sandy Hook del 2012, que dejó 26 muertos. Y es el octavo tiroteo más letal en la historia reciente de EE.UU.

El tiroteo comenzó fuera de la escuela. No tardó en presentarse un enorme despliegue policial.

Agentes fuertemente armados aparecieron en escena con vehículos blindados. También bomberos y ambulancias. Y los periodistas.

Los helicópteros de las televisiones locales llegaron a tiempo para mostrar parte de la evacuación de los alumnos cuando todavía el autor del tiroteo andaba suelto.

Dieron la vuelta al mundo las imágenes de jóvenes estudiantes atemorizados, con manos en alto saliendo en fila siguiendo las instrucciones de los policías con fusiles y chalecos antibalas.

También se pudo ver a algunos heridos siendo trasladados en camilla y cómo, minutos después del tiroteo, Cruz era detenido.

En vivo y en directo se puede hoy en día ser testigo de la trágica decadencia en la que puede terminar la condición humana, amparada a veces en las propias contradicciones de un sistema vulnerable y claramente no apto para todos.

No son aislados los hechos en donde puede apreciarse la explosión de la rabia y el odio, así como también el desprecio por la vida humana.

Ante este tipo de situaciones es donde debemos hacer un alto y tener una reflexión, para que esto no sea un espectáculo más que pueda verse en la televisión o internet.

No basta con la reacción en las redes sociales ante el suceso, sino que debemos cuestionarnos a nosotros mismos como producto de esta sociedad y parte de ella, en un ejercicio que valdría la pena realizarlo de vez en cuando, incluyendo también a la familia y amigos en nuestras conclusiones.

Tal vez así podamos salir de nuestra rutina de consumo de noticias impactantes, para realmente ser parte de un debate ciudadano que no tiene fronteras y que claramente es necesario luego de esta tragedia que hoy nuevamente enluta a la comunidad escolar mundial.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes