domingo 21 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

La labor del brigadista forestal

En el día de hoy en que se celebra el trabajo y la labor de estas personas, quienes acorde a nuestros tiempos, en donde los incendios forestales son más agresivos, deben adoptar técnicas mucho más prolijas, considerando además la complicada topografía chilena.


 Por LESLIA JORQUERA

14-02-2018_19-24-211__1editorial.gif

En el día de hoy en que se celebra el trabajo y la labor de estas personas, quienes acorde a nuestros tiempos, en donde los incendios forestales son más agresivos, deben adoptar técnicas mucho más prolijas, considerando además la complicada topografía chilena.

En el país, hombres y mujeres de distintas edades se emplean  cada temporada para formar parte de las brigadas terrestres y aéreas, tanto de la Conaf como de empresas forestales.

El año pasado, los combatientes tuvieron una difícil labor  debido a las condiciones climáticas que se presentaron en la zona y que dejaron producto del fuego una catástrofe provincial, regional y nacional.

Muchos de éstos, regresan cada año a integrar nuevamente sus  brigadas, porque aseguran que existe un gran compañerismo y un sentimiento de entrega a la comunidad. La vocación de servicio, el compromiso y el coraje para trabajar en complejas condiciones para extinguir incendios, los distinguen absolutamente.

Ingresar a las brigadas es un desafío tanto personal como social con respecto a la función única que desempeñarán dentro de la comunidad, y por lo demás bastante importante debido a las recurrentes emergencias provocadas por diferentes razones, ya sean climáticas o intencionales.

Tras aprobar pruebas de condiciones físicas y psicológicas, los combatientes son capacitados para manejar las distintas técnicas en la extinción del fuego, el uso de herramientas e instrumentos, medidas de seguridad y autocuidado, las que son inculcadas diariamente por los jefes de brigada, quienes se han ganado el puesto por su experiencia.

 

Asimismo, hoy la innovación y las tecnologías han permitido implementar un vestuario y elementos cada vez más eficientes para que puedan realizar su trabajo, con uniformes coloridos y telas resistentes al fuego, ignífugas, portan una mochila en la que llevan equipos de seguridad, entre ellos, una radio con un sofisticado sistema GPS que permite entregar ubicación y trayecto, un lazo para salir de quebradas o cárcavas, una potente linterna, una manta antifuego, mascarillas y 3 litros de agua con aislación térmica, entre otros novedosos elementos.

En el día de hoy en que se celebra el trabajo y la labor de estas personas, quienes acordes a nuestros tiempos, en donde los incendios forestales son más agresivos, deben adoptar técnicas mucho más prolijas, considerando además la complicada topografía chilena.

La expansión de las ciudades también hace que la población urbana esté cada vez más cerca del bosque, por lo que estamos en presencia de un oficio absolutamente trascendental de nuestra época. Felicidades a todas aquellas y aquellos que mientras todos somos espectadores, ellos se hacen parte de la solución con determinación y dedicación.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes