viernes 13 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Un gol y el reflejo de una sociedad

Este domingo 11 se cumplieron 20 años del gol de Marcelo Salas contra la selección inglesa de fútbol. Fue un triunfo para Chile, con dos goles del ‘Matador’, en un partido amistoso. Sí, en un partido amistoso.


 Por FREDY MUÑOZ SANDOVAL

11-02-2018_22-26-051__1editorial.gif

Hemos conmemorado cada año aquel acontecimiento, como testimonio de nuestra historia moderna, la cual en un país como el nuestro, puede documentarse también a través de los acontecimientos deportivos.

Aquel fue un partido de preparación para el mundial de 1998, ya eran ocho años tras el fin de la dictadura y se volvía a una Copa del Mundo luego de 16 años. Se empezaban a disfrutar nuevas hazañas deportivas, también en el tenis, con la irrupción de Marcelo Ríos.

Chile entraba en la era digital como ningún otro país sudamericano, mientras la mayoría de los niños seguían encontrando la diversión fuera de las pantallas.

En aquella época, el ganarle un partido amistoso a una potencia futbolística como Inglaterra era un hecho trascendental, más aún si era con un golazo del ídolo del momento.

No sabíamos aún de la gloria de los títulos con nuestra selección ni tampoco de lo fácil que podía llegar a ser el impulsar negocios apoyado en las herramientas electrónicas.

Aún no éramos aquella referencia regional que nos indicaba como el lugar en donde muchos extranjeros aspiran a vivir. Países como Argentina eran los que ostentaban esa condición. Tal vez éramos más humildes.

Hoy en día, el desarrollo ha sido parte de distintos aspectos estructurales y también específicos en Chile. Los primeros emprendedores de fines de los años 90, fueron el ejemplo a seguir por muchos jóvenes de una generación, que se formó bajo los nuevos parámetros de la sociedad chilena post guerra fría.

Asimismo, esos ídolos deportivos impulsaban a otra parte de esa generación a soñar con más cosas, y así fue como ahora podemos rememorar el haber ganado dos finales continentales ante la Argentina de Messi.

Quizás, a nivel social general, podríamos haber tomado esas victorias con mucha más humildad, aceptando la nueva cara de la vida, pero sin olvidar desde dónde provenimos, ni cuáles han sido los caminos hacia un cierto bienestar y buen pasar. Y tal vez sea esa misma soberbia ante la victoria la que nos dejó sin el mundial de Rusia.

De igual forma, aceptando nuestra historia y pertenencia, es que debemos avanzar hacia el desarrollo, dejando atrás el menosprecio por la sociedad que a veces podemos ver en muchos jóvenes que avanzan amparados en los éxitos económicos. En la vida también hay que saber ganar y eso es algo que va más allá de lo deportivo, sin dudas.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes