sábado 19 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Un grave error comunicacional en Los Ángeles

Hemos visto a presidentes de la República pedir perdón o dar explicaciones por acciones equívocas que cometen ellos o sus equipos, y eso es mucho más valorable que optar por castigar a los medios locales que informan estos hechos o quedarse encerrado en la oficina para no dar respuestas. Una crítica constructiva.


 Por Zazil-Ha Troncoso

02-08-2017_21-01-161__1editorial.gif

La Municipalidad de Los Ángeles es la corporación edilicia más importante de la provincia. Su alcalde, Esteban Krause, tiene la responsabilidad de velar por el bienestar de los vecinos del sector urbano y rural de este territorio, que comienza en los Saltos del Laja y termina en la localidad de San Carlos de Purén.

Nadie podría jactarse de que este trabajo es difícil y no está exento de conflictos o errores. Siempre que existe la presencia del humano está la posibilidad de equivocarse. No es algo tan reprochable.

Sin embargo, lo que ha ocurrido en los últimos días en el municipio puede traer consecuencias futuras bastante negativas. Krause, el hombre que en alguna ocasión golpeó la mesa y mostró la palma de sus manos ante las diversas acusaciones que surgían, hoy no actúa igual. Su equipo de asesores en comunicaciones han optado por segunda vez, en menos de una semana, por esconderlo de los medios.

El pasado jueves 27 de julio, la agenda enviada por el Departamento de Comunicaciones a los medios informativos detallaban que la autoridad comuna, junto con los ejecutivos de la empresa ECM Ingeniería, visitarían el paseo Colón para inspeccionar las obras. Bastó que llegara un grupo de siete personas a manifestarse para que nuevamente la autoridad optara por no asistir. Mientras, los ejecutivos optaron por realizar el recorrido y entregar sus puntos de vista frente a los temas que consultó la prensa.

El día martes, en tanto, se da a conocer por parte de la Contraloría General de la República un informe que detalla que existen una serie de irregularidades en tratos directos para aéreas verdes y eventos que no se ajustan a derecho.

Pero lo que ocurrió, nuevamente, es que la autoridad comunal decidió no hablar a la opinión pública acerca de esta situación.

Esta estrategia de alejar a las autoridades de los conflictos puede funcionar a nivel de la Presidenta de la República, ya que ella tiene un grupo de ministros y voceros que pueden hacer el trabajo difícil, pero en una comuna como Los Ángeles, el alcalde es amo y señor de la Municipalidad, y los concejales tienen un rol meramente fiscalizador.

Nadie puede negar que la administración actual ha realizado algunas iniciativas que por años estaban escondidas en los escritorios de los alcaldes anteriores, pero eso no quita, ni mucho menos justifica, que el alcalde no quiera enfrentar a los medios locales.

El alcalde de Los Ángeles tiene la responsabilidad de contar las cosas buenas y también de enfrentar los errores que cometa su administración. Hemos visto a presidentes de la República pedir perdón o dar explicaciones por acciones equívocas que cometen ellos o sus equipos, y eso es mucho más valorable que optar por castigar a los medios locales que informan estos hechos o quedarse encerrado en la oficina para no dar respuestas. Una crítica constructiva.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes