jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

La gratuidad: un gran paso para la educación del país

Hoy, un grupo de chilenos se irá incorporando de manera justa al sistema de educación superior y eso habla bien del país. Si el gobierno y los próximos hicieran tareas como esta en todas las áreas: salud, seguridad, economía, justicia o vivienda, no cabe duda que serían populares y recordados por los libros de historia.


 Por LESLIA JORQUERA

22-12-2016_20-47-191editorial.gif

Hay que ser honestos. El segundo gobierno de Michelle Bachelet no ha sido exitoso. Las reformas y el proyecto de gobierno ha sido cuestionado, en muchos casos, por su propio sector, manifestando serias diferencias ideológicas (DC con PC, por mencionar un caso), sumado a los bullados cambios de gabinete y a una oposición que tampoco ha aportado mucho en la construcción del bien común, tienen hoy sumido al ejecutivo en un desplome histórico en las encuestas.

El gobierno está con un 18% de aprobación y la Presidenta con un 24 -según el último informe de Adimark. Sin duda alguna, la Nueva Mayoría no puede estar cómoda con estos indicadores.

Sin embargo, hay un tema que será uno de los más trascendentes en materia de gobiernos desde 1990 a la fecha y es el retorno de la gratuidad en la educación.

El día de ayer, el Ministerio de Educación entregó el detalle del proceso de gratuidad para el 2017, en donde informó que un total de 214 mil estudiantes, podrían ser beneficiados con la exención de pago para sus estudios universitarios y técnicos.

No obstante, se ha informado que los favorecidos deberán postular a centros de estudios que estén adscritos a la gratuidad.

Este es un avance sustancial que como sociedad debemos valorar. Más allá de las posturas ideológicas que tengan las personas y su pleno derecho a elegir a sus líderes, no se puede desmerecer que la opción de estudiar sin pagar, permitirá reducir la desigualdad y mejorar las oportunidades y el futuro de miles de jóvenes que antes, probablemente, no estudiaban o se endeudaban en créditos millonarios.

En este último plano hay que hacer una observación. Existe una serie de profesionales que están pagando créditos totalmente exagerados en comparación a lo que les costó estudiar.

Para ser justos, hay que abordar a quienes no pudieron acceder en su minuto a la gratuidad y al menos permitirles pagar sus deudas reales y no las que han impuesto los bancos.

Sabemos que el poder de este nivel de entidades es muy alto, pero si el gobierno otorga un beneficio a quienes hoy, siendo profesionales, cumplen con sus cuotas y les permite pagar lo justo por una educación, la tarea estará hecha. La idea no es lucrar y el Crédito con Aval del Estado, es un lucro encubierto traspasado a la banca.

Hoy, un grupo de chilenos se irá incorporando de manera justa al sistema de educación superior y eso habla bien del país. Si el gobierno y los próximos hicieran tareas como esta en todas las áreas: salud, seguridad, economía, justicia o vivienda, no cabe duda que serían populares y recordados por los libros de historia.

 

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes